previous arrow
next arrow
Slider

Categoria:

Suspensión de visas H-1B pone en jaque a trabajadores de tecnología

Autor: Abrar Al-Heeti
passport-american-flag-3730

La suspensión del presidente Trump de las visas de trabajo en junio pasado ha dejado en el limbo a muchos inmigrantes de la industria tecnológica.


Angela Lang/CNET

Cuando el presidente Donald Trump suspendió temporalmente la emisión de visas de trabajo a finales del mes pasado, Sumana Kaluvai no se preocupó de inmediato. Su papá, un ingeniero en una compañía que desarrolla software, tiene una visa H-1B para empleados de alta cualificación. Dado que ha estado en Estados Unidos durante más de dos décadas, la nueva política no le afectaría, pensó ella.

Kaluvai estaba equivocada, sin embargo. Su padre se ha vuelto a India a principios de marzo para resellar su visa. Pero el proceso se retrasó cuando la pandemia de coronavirus forzó el cierre de la embajada estadounidense en Chennai. Entonces, Trump firmó una orden ejecutiva el 22 de junio, con la que postergó lo que habría sido una tarea rutinaria hasta principios del año entrante. Por lo pronto, el padre de Kaluvai trabaja de forma remota. (CNET no está usando el nombre del padre por motivos de privacidad).

“Realmente me hace cuestionar el motivo por el que personas como yo, mi padre y otros inmigrantes seguimos quedándonos en un país al que llamamos hogar, pero que no nos da la bienvenida y sigue quitándonos mucho a nuestra comunidad”, dijo Kaluvai, quien trabaja en consultoría de biotecnología y farmacéutica y cuenta con una visa de trabajo de capacitación práctica opcional (OPT) F-1 que se le concede a recién graduados. “No sé cuánto tiempo más los cientos de miles de personas como yo seguirán permaneciendo en este país”.

El sentimiento de Kaluvai es compartido por muchos inmigrantes con visas de trabajo, incluida la H-1B. Muchos sienten que no pueden echar raíces en Estados Unidos, a pesar de que han estado aquí durante años. Algunos han recurrido a otros lugares, como Canadá, que tienen políticas de inmigración más acogedoras. Otros han regresado a sus países de origen. Muchos inmigrantes que se quedan en EE.UU. viven con ansiedad a diario por su estatus migratorio, preguntándose si podría cambiar de la noche a la mañana.

Trump dijo que la suspensión de las visas de trabajo, que supuestamente impedirá que más de 500,000 personas ingresen al país, ayudaría a salvar empleos para estadounidenses desempleados durante la pandemia de coronavirus.

“En circunstancias normales, los programas de trabajadores temporales administrados adecuadamente pueden ofrecer  beneficios a la economía”, dice la proclamación de Trump. “Pero bajo las circunstancias extraordinarias de la contracción económica resultante del brote de COVID-19, ciertos programas de visa de no inmigrante que autorizan dicho empleo representan una amenaza inusual para el empleo de trabajadores estadounidenses”.

Los críticos argumentan que las medidas sofocarán el crecimiento económico y el progreso de Estados Unidos, especialmente en las industrias de tecnología y ciencia. El programa de visas H-1B ha sido fundamental para aportar creatividad e innovación a Silicon Valley, dicen. El sector de tecnología ha dependido durante mucho tiempo de las visas H-1B para contratar trabajadores altamente calificados para puestos que no pueden llenar con estadounidenses debido a la escasez de trabajadores especializados en las áreas STEM (ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas).

Alrededor de tres cuartas partes de las 85,000 visas H-1B emitidas cada año se otorgan a trabajadores de informática, según la agencia de noticias Associated Press, algunas de las cuales son para trabajadores de los gigantes de Silicon Valley. Amazon, Microsoft, Google, Facebook y Apple —que de manera colectiva fueron acreedores de unas 27,000 visas H-1B en 2019— han criticado la medida de Trump, advirtiendo que la escasez de talento inhibiría el avance tecnológico y el progreso. Los defensores de la inmigración también han hablado sobre el impacto que esto tendrá en las familias que corren el riesgo de verse separadas.

“Definitivamente hay un efecto escalofriante”, dijo Kalpana Peddibhotla, abogada de inmigración en el área de la Bahía de San Francisco. “Están enviando el mensaje de que la gente no es bienvenida, personas que pueden realmente ayudar a estimular el crecimiento de nuestra economía”.

Planeación para un futuro incierto

Ese es un sentimiento común entre las personas con todo tipo de visas temporales de trabajo, dice Peddibhotla. Es especialmente el caso para quienes han comenzado familias aquí.

“Hay tanta incertidumbre sobre su empleo que les resulta difícil hacer planes a largo plazo y establecer raíces aquí en Estados Unidos, a pesar de que a menudo tienen hijos con ciudadanía estadounidense”, dijo Peddibhotla. “Estás en este lugar intermedio mientras crías a tus hijos estadounidenses, y luego no buscas la compra de una casa u otras maneras de establecerte aquí a causa de dicha incertidumbre”.

Lo que hace que las cosas sean más desafiantes para los titulares de una H-1B y otras visas de trabajo es que si pierden su empleo, apenas tienen 60 días para encontrar uno nuevo o cambiar el estatus de su visa. De lo contrario, se verán obligados a abandonar el país.

Ese fue el caso de Asim Fayaz. Este inmigrante paquistaní trabajó como gerente de producto en las empresas Premise y Elementum, en el área de la Bahía, pero, como muchos empleados de tecnología, padeció despidos y se vio obligado más de una vez a buscar un nuevo empleo para conservar su visa. Sin embargo, después de ser despedido en diciembre, él y su esposa decidieron que el estrés no valía la pena. Se había cansado de la constante incertidumbre sobre si se le permitiría regresar a EE.UU. cada vez que fuera al extranjero. Entonces se mudó a Toronto, donde ahora es copropietario de un restaurante.

“Nadie quiere vivir con este miedo de ‘¿Qué pasa si mi familia está enferma en casa y necesito viajar?'”, explicó Fayaz. “‘¿Podré volver? [a Estados Unidos]'”.

Amn Rahman, una inmigrante paquistaní e ingeniera de datos en la compañía de gestión de aplicaciones Docker, comenzó a trabajar en EE.UU. en 2016, pero actualmente se encuentra en el extranjero y trabaja de forma remota. Debido a que su visa H-1B ha expirado, no puede volver a ingresar a EE.UU. para trabajar. Su compañía ha sido flexible, pero todavía está preocupada por su futuro y por cuánto tiempo podrá conservar su trabajo en EE.UU. con las restricciones de visa vigentes.

“Es una situación precaria”, dijo Rahman. “Siempre sientes que estás caminando sobre cáscaras de huevo”.

Las noticias más importantes de la industria de la tecnología, todos los días.

Segundo cheque de ayuda económica por coronavirus: Lo que se sabe [fotos]


Ver fotos

La implicación para futuras generación

Estudiantes extranjeros, muchos de los cuales podrían intentar buscar empleo en EE.UU. tras graduarse, también enfrentan una situación de visa incierta. A principios de julio, Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) dijo que los estudiantes internacionales cuyas universidades se mantengan operando únicamente en línea para el otoño en medio de la pandemia del coronavirus tendrían que transferirse a otra escuela que diera clases presenciales o bien abandonar el país.

Más de la mitad de graduados STEM son estudiantes internacionales, de acuerdo con OneZero. La Universidad de Harvard, el Instituto Tecnológico de Massachusetts, 17 estados de la unión y el Distrito de Columbia demandaron al gobierno de Trump para impedir que se implementara la medida del DHS. El 14 de julio, el gobierno rescindió la medida ante la oposición galopante.

Sudhanshu Kaushik, director ejecutivo de la Asociación de Estudiantes Indios de América del Norte, dice que ha hablado con innumerables estudiantes internacionales quienes, sin embargo, viven al límite a diario con respecto a su estatus legal en EE.UU.

“¿Cuánta incertidumbre y hostilidad puedes soportar?”, dijo Kaushik.

Para familias como la de Kaluvai, la única certeza en sus vidas es que las cosas podrían cambiar en cualquier momento. 

El padre de Kaluvai tendrá que esperar hasta 2021 para agendar una nueva cita en la embajada. Si no puede regresar a EE.UU. pronto, Kaluvai teme que su padre pierda el empleo, lo que forzaría a sus dos padres a abandonar EE.UU. Eso dejaría a su hermano de 16 años, el único con la ciudadanía estadounidense en la familia, sin la presencia de quienes cuidan de él.

“¿Qué sigue?”, se pregunta Kaluvai. “Siempre estás preguntándote cuándo será el momento en que empieces a enloquecer”.


Reproduciendo:
Mira esto:

Los productos futuristas de Apple que más nos emocionan



4:58

Impactos: 8

Lea Tambien:  Andrey Turchin, el hacker llamado "el dios invisible" al que acusan de robar información de 300 empresas en 44 países

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Relacionadas
Te puede interesar también
lecciones-para-ser-presidenta
Estados Unidos

Lecciones para ser presidenta

Comentario La esperanza de las mujeres de alcanzar las máximas posiciones del gobierno en Estados Unidos lleva demasiado tiempo en suspenso. Credit…SDI Productions/E+ vía Getty

Leer Más >>

¿Quieres hablar con nosotros en cabina?

Nuestros Horarios en el Estudio:

9am a 11am | 12m a 1pm | 4 a 5 pm | 5 a 6pm

horario del pacifico