Categoria:

Tensión en Medio Oriente: ¿Cómo afecta al intento de reelección de Biden?

Autor: CNN
Experto: Conflicto de EE.UU. con Irán podría salirse de control 4:29

(CNN) — Seis meses después del inicio de la guerra entre Israel y Hamas, el presidente Joe Biden está cada vez más envuelto en una crisis extranjera que no puede controlar, pero que está teniendo profundas consecuencias para la política interna de Estados Unidos y está teniendo mucho peso en su intento de reelección.

Los omnipresentes riesgos geopolíticos de la guerra se hicieron más evidentes durante el fin de semana, cuando funcionarios estadounidenses advirtieron sobre un posible ataque de represalia en la región por parte de Irán después de un ataque israelí al complejo de la embajada de Irán en Damasco, junto con las promesas de Israel de intensificar la escalada en la frontera norte con Líbano, incluso mientras continúa sus operaciones en Gaza para derrotar a Hamas, el grupo respaldado por Teherán que mató a más de 1.200 israelíes y tomó más de 200 como rehenes en sus ataques sin precedentes en octubre. Las conversaciones están programadas para comenzar nuevamente en El Cairo esta semana a la sombra del creciente malestar internacional por las consecuencias humanas de la guerra, en la que han muerto más de 30.000 palestinos.

Las fuerzas estadounidenses en la región de Israel estaban en alerta máxima ante posibles ataques de Irán, en represalia por las muertes de dos altos oficiales del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica en Damasco la semana pasada en un ataque que Estados Unidos atribuye a Israel.

Cualquier acción por parte de la República Islámica, contra Israel o los intereses estadounidenses, podría desencadenar una guerra a gran escala en el Medio Oriente que la Casa Blanca teme. Incluso si Irán no responde, ya se están gestando choques de menor grado en toda la región. Estados Unidos ha atacado a clientes iraníes en Yemen, el mar Rojo, Siria e Iraq, mientras que la frontera norte de Israel, donde regularmente intercambia fuego de misiles con las fuerzas de Hezbolá en Líbano, se está volviendo cada vez más peligrosa. Israel se enfrenta lo que su ex primer ministro Naftali Bennett le dijo a CNN el domingo es un “pulpo de terror” iraní.

En otro ejemplo de un drama que cualquier presidente preferiría evitar en un año de elecciones, Biden se encuentra en un enfrentamiento con el primer ministro israelí. Benjamin Netanyahu cedió a su presión después de una llamada telefónica de alto riesgo la semana pasada para abrir nuevas rutas de ayuda hacia Gaza. Israel también anunció el domingo que se retiraba de la zona de Khan Younis en Gaza, dejando atrás un paisaje lunar de destrucción. Los movimientos siguieron a una tormenta de ira internacional después de la muerte la semana pasada de siete trabajadores de ayuda humanitaria, un palestino y seis extranjeros, incluido un estadounidense. Pero la resistencia previa de Netanyahu a reducir las operaciones israelíes a pesar de las repetidas llamadas de Biden significa que la administración le ha advertido que podría cambiar su propia política hacia Gaza dependiendo de cuántos civiles palestinos mueran en las próximas semanas.

La espeluznante crisis humanitaria, que está ayudando a alimentar las críticas tanto para Israel como para Biden, está alcanzando un punto sin retorno. Cindy McCain, directora del Programa Mundial de Alimentos, dijo en State of the Union de CNN el domingo que los niños están muriendo “mientras hablamos” y que incluso si se bombardea una ayuda masiva a Gaza, muchos sufrirán de por vida consecuencias médicas. “Estamos literalmente al borde, al borde del precipicio, con la hambruna y sin poder recuperarnos de ella”, dijo McCain, agregando que el PMA había acumulado alimentos para 1.1 millones de personas justo fuera de las fronteras de Gaza. “Solo necesitamos ingresar”, dijo McCain a Jake Tapper de CNN. “Por eso son tan importantes estos cruces, y se necesitan más cruces”.

Repercusiones políticas para Biden

En Estados Unidos, Biden enfrenta una severa reacción negativa de votantes progresistas, jóvenes y árabe-estadounidenses que podrían poner en peligro sus esperanzas de reelección en varios estados clave indecisos. Interrupciones regulares de manifestantes en sus eventos de campaña están proporcionando un anticipo del obstáculo que podría causar una desastrosa distracción en horario estelar para el presidente en la Convención Nacional Demócrata si el conflicto sigue en curso en agosto. Los intentos de la Casa Blanca por mitigar los problemas la semana pasada solo los resaltaron cuando un médico estadounidense de origen palestino se retiró de una reunión con Biden destinada a celebrar el Ramadán, el mes sagrado musulmán.

Ahora, Biden, que instintivamente es uno de los presidentes más pro-Israel de la era moderna, se enfrenta a una creciente presión política de los funcionarios demócratas, incluidos algunos de sus aliados más cercanos, para que haga más por frenar a los israelíes planteando la posibilidad de poner condiciones a los envíos de armas estadounidenses por valor de miles de millones de dólares. Mientras tanto, los republicanos reaccionaron ferozmente ante el hecho de que el presidente se apoyara en Netanyahu en su llamada telefónica de la semana pasada, acusando a Biden de abandonar a uno de los amigos más cercanos de Estados Unidos. Y el expresidente Donald Trump, presunto candidato del Partido Republicano, se asegurará de tergiversar cualquier ampliación de la guerra para agudizar su narrativa de que las cosas se están descontrolando bajo el mandato de su sucesor y que sólo él puede detener la Tercera Guerra Mundial.

La llamada de Biden a Netanyahu el jueves fue el momento más significativo de la evolución de la gestión de la guerra por parte del presidente. Anteriormente, había criticado repetidamente las tácticas de Israel en Gaza y había pedido al país que protegiera a los civiles, pero se había resistido a revelar las consecuencias de la falta de voluntad de Netanyahu para escuchar.

MJ Lee, de CNN, informó el domingo de que el presidente enumeró varias cosas que necesitaba que Netanyahu hiciera inmediatamente, incluida la apertura del paso fronterizo de Erez, en Gaza, y del puerto de Ashdod, en el sur de Israel, a la ayuda humanitaria. “Joe, vamos a hacerlo”, dijo una persona familiarizada con la conversación al caracterizar la respuesta de Netanyahu.

Pero Biden tiene la necesidad política de que la guerra termine pronto, lo que se refleja en su llamamiento a un alto el fuego “inmediato”. La determinación de Netanyahu de expulsar a todos los combatientes de Hamas, incluso con una ofensiva en la zona de Rafah de Gaza que Estados Unidos teme que sea un baño de sangre civil, significa que las tensiones y la desconfianza entre la Casa Blanca y Jerusalén siguen siendo elevadas.

John Kirby, asesor de comunicaciones de seguridad nacional de la Casa Blanca, declaró el domingo en el programa Face the Nation de la cadena CBS que los aliados siguen en desacuerdo sobre la incursión prevista. “Hemos sido muy claros con el primer ministro y su equipo en el sentido de que no apoyamos una operación terrestre en Rafah, que hay otras formas, otras opciones que tienen que considerar para perseguir la amenaza de Hamás que sigue existiendo en Rafah”, declaró. Kirby también restó importancia a la retirada israelí de Khan Younis. “Es difícil saber exactamente lo que nos dice ahora mismo”, dijo en This Week de ABC News. “Llevan cuatro meses sobre el terreno. Lo que nos dicen es que están cansados. Necesitan ser reacondicionados”.

La amenaza de un nuevo enfrentamiento con Irán

Las semanas sin avances en las tortuosas negociaciones de alto el fuego en las que participan Israel, Hamas, los principales países del Golfo y Estados Unidos han reforzado la impresión de que la guerra está lejos de terminar. Al ser preguntado por Fareed Zakaria, de CNN, sobre si Netanyahu está prolongando los combates para evitar un ajuste de cuentas personal y legal, Bennett se negó a romper filas. “Creo que las decisiones se están tomando por las razones correctas. Se puede estar en desacuerdo con una decisión u otra, pero en general el objetivo es derrotar a Hamas”, dijo. “No podemos terminar esta guerra si Hamas sigue en pie. No podemos tener una organización que ha dicho explícitamente que quiere destruir la nación judía y que ha hecho lo peor posible y ha dicho que va a intentar hacerlo una y otra vez. Así que tenemos que eliminar a Hamas”.

La probabilidad de que la guerra se prolongue frustrará aún más a los demócratas, preocupados por su impacto en la ya debilitada coalición electoral de Biden. El ataque de Israel contra el convoy de la World Central Kitchen la semana pasada pareció galvanizar la acción en Washington de una manera que no lo habían hecho los meses de matanza de civiles en Gaza. Esto puede deberse en parte a la influencia del fundador de WCK, el chef y propietario de restaurantes José Andrés, quien tiene profundos contactos en la capital estadounidense y un destacado perfil mediático internacional.

“Presidente Biden… usted puede, y Estados Unidos estará de su lado, apoyar el derecho de Israel a defenderse en este ataque masivo. Pero al mismo tiempo, yo diría que el presidente Biden también puede defender y apoyar el derecho de los palestinos a no morir sólo por conseguir un trozo de pan”, dijo Andrés en ABC News. “Puedes ser amigo de Israel y, al mismo tiempo, decirle a tu socio en Oriente Próximo que no puedes hacer la guerra de esa manera. No puedes estar destruyendo cada edificio, cada hospital, cada escuela, cada universidad”. El célebre chef resumió así el dilema de Biden, un dilema que al presidente le ha costado conciliar durante todo el conflicto y que, a pesar de sus crecientes intentos de influir en las decisiones de Netanyahu, no parece estar cerca de resolver.

Desde el ataque al convoy de la WCK, cada vez son más los demócratas que señalan a Biden que su falta de voluntad para imponer un mayor control a Netanyahu es inaceptable. Muchas de las declaraciones públicas parecen concebidas también como advertencias codificadas a la Casa Blanca sobre los riesgos políticos que corre el presidente.

“Me ha alegrado ver que el presidente, al menos según informan, dice por fin al presidente Netanyahu que, si no sigue mis peticiones, habrá consecuencias”, dijo el senador demócrata Chris Van Hollen, de Maryland, a Face the Nation de la CBS. “No deberías estar enviando más armas al gobierno de Netanyahu cuando no están cumpliendo sus compromisos, incluida la entrega de ayuda humanitaria, o si no están cumpliendo con el derecho internacional”.

Los comentarios de Van Hollen siguieron a los de otro demócrata clave, el senador por Delaware Chris Coons, la semana pasada. Coons, muy cercano a Biden, se mostró abierto a imponer condiciones sobre el uso que Israel hace de las armas estadounidenses.

Biden no es el único que se enfrenta a una creciente presión política. Netanyahu soportó un segundo fin de semana consecutivo de protestas políticas masivas por su gestión de la guerra y por no haber devuelto a casa a los más de 100 rehenes que siguen retenidos en Gaza o en paradero desconocido. La frágil coalición que le mantiene en el poder está sometida a tensiones tanto a su izquierda como a su derecha, en medio de crecientes llamamientos de sus críticos en Israel y Estados Unidos para que se convoquen elecciones anticipadas.

Las tensiones con Netanyahu se producen al mismo tiempo que los gobiernos israelí y estadounidense advierten que Irán puede estar dispuesto a vengar el ataque de Damasco de la semana pasada. En sus declaraciones a CNN, Bennett no admitió que Israel llevara a cabo el ataque de Damasco, pero lo justificó implícitamente.

“Irán es un pulpo del terror. Su cabeza está en Teherán y luego envía sus tentáculos por todo Israel y Medio Oriente. En Líbano tienen a Hezbolá. En Gaza, tienen a la yihad islámica y un poco de Hamas. Los hutíes por todas partes. Y han estado machacando a Israel usando sus brazos mientras su cabeza era, en cierto modo, inmune”, dijo. “Así que la era de la inmunidad para la cabeza de Irán ha terminado”.

La preocupación por una entrada directa de Irán en la guerra cruza las líneas partidistas en Washington. El representante republicano de Ohio Michael Turner, que preside el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, criticó duramente la gestión de Biden del conflicto y sus críticas a Israel. Pero en su comparecencia en el programa State of the Union de CNN, también pareció criticar el ataque en Damasco, que muchos observadores ven como una prueba por parte de Israel de las líneas rojas de Irán.

El ataque, contra lo que Irán identificó como un edificio consular en Damasco, fue legítimo dado el historial de la República Islámica de fomentar el terrorismo, dijo Turner. Pero añadió: “Sigue siendo muy imprudente. Mientras intentábamos presionar a Irán para mantenerlo al margen de este conflicto, tanto con la presencia estadounidense como con nuestra respuesta a los ataques contra nuestras propias tropas, esto sin duda agrava el problema en toda la región”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar también
griezmann,-con-un-gran-reto-en-semana-de-champions-league
Deportes

Griezmann, con un gran reto en semana de Champions League

El francés es el futbolista con más goles en todas las competencias en Europa durante la temporada actual. El jugador del Atlético de Madrid tiene 21 goles en total en todos los torneos que disputa, logrados en 41 partidos. Un tanto es lo que lo diferencia del resto de futbolistas con los que se mantiene

Leer Más >>

¿Quieres hablar con nosotros en cabina?

Nuestros Horarios en el Estudio:

9am a 11am | 12m a 1pm | 4 a 5 pm | 5 a 6pm

horario del pacifico