Categoria:

Trump contra Biden: dada la animadversión, ¿importan siquiera las políticas económicas? – Forbes España

Autor: Forbes Espana

Quizá se haya perdido en el drama del debate, entre proezas golfísticas, revisionismo histórico y lapsus mentales, la no pequeña tarea de decidir qué candidato presidencial beneficia más a la economía estadounidense. Dada la naturaleza desigual del debate, las últimas conversaciones se centran menos en cuestiones políticas y más en el declive cognitivo/físico de Biden y su posible sustitución. Esto ha relegado el resto de preguntas al último lugar de las prioridades. Las dos cuestiones principales que surgen de la última contienda se refieren al carácter de uno y a la capacidad mental/física de otro. Ambos fracasan estrepitosamente, aunque, curiosamente, los fallos percibidos de uno parecen compensar la ineptitud del otro. Hasta hace poco, a pesar de los esfuerzos de cada candidato por bajar el listón, ninguno de los dos sube o baja de forma apreciable en las encuestas nacionales. Tras las condenas penales de Trump, seguía manteniendo una ventaja sobre Biden. Ahora, una semana después del horrible debate de Biden, la última encuesta de Bloomberg Morning Consult (5 de julio) muestra que Biden ha ampliado su ventaja en los estados indecisos de Michigan y Wisconsin. Esto puede cambiar pronto, pero la fuerte animadversión y desconfianza de los votantes partidistas (de ambos bandos), ha mantenido las elecciones sorprendentemente reñidas. En estos casos, las diferencias de política económica suelen marcar la diferencia. Pero dadas las inusuales circunstancias de este caso, ¿debería importar la política económica?

Sí, por supuesto que las cuestiones relativas al carácter o a la capacidad mental de un candidato deberían primar sobre cualquier otra consideración. Sin embargo, en la mayoría de las elecciones presidenciales, las cuestiones económicas del día a día marcan la diferencia en el camino hacia la victoria. Pero estas no son unas elecciones típicas y estos no son candidatos corrientes. Por el momento, las cuestiones económicas deben pasar a un segundo plano ante preocupaciones más acuciantes. Pero en algún momento, seguramente antes de noviembre, los temas económicos cobrarán importancia.

Hasta entonces, podemos resumir las tendencias de los datos más destacados y las trayectorias económicas divergentes según las declaraciones públicas y los mandatos de partido de cada candidato. Independientemente de qué cargo electo o partido político asuma el poder el próximo enero, las tendencias de la inflación, el PIB y el desempleo seguirán dominando la narrativa económica. La inflación y el crecimiento de los tipos de interés se han ralentizado desde los máximos de 2021-2022, pero siguen estancados en los niveles actuales, con pocos indicios de que sigan bajando. La vivienda, el mayor componente del IPC, sigue subiendo un 5% anual (un 0,4% cada mes) y, dado su gran peso en el Índice, prácticamente asegura un aumento general anualizado de la inflación del 1-2%. Y, dada la disminución del inventario de viviendas debido a que los propietarios reticentes se niegan a renunciar a sus bajos tipos hipotecarios del 3% refinanciados durante el Covid-19, los costes de la vivienda probablemente seguirán siendo elevados. En resumidas cuentas, si la inflación no cae por debajo de la tasa de inflación (anualizada) del 2% prescrita por la Reserva Federal, ésta aplazará aún más los recortes de los tipos de interés y los mantendrá altos. Como no hay reunión de la Fed en octubre, a menos que haya un recorte de intereses en septiembre, la primera bajada de tipos sería el día después de las elecciones de noviembre.

Junto con la inflación, el futuro presidente heredará también un PIB en descenso y niveles crecientes de desempleo. Ambos niveles aún no han alcanzado la zona de peligro, pero los rumores de estanflación (alto desempleo y caída del PIB) se han hecho más pronunciados. El informe de empleo del viernes (5 de julio) situó el desempleo en el 4,1%, un 0,1% más que en la última lectura y muy por encima del 3,4% de hace unos años. Actualmente, el desempleo está muy por debajo de las medias históricas del 5,5%, pero la tendencia al alza resulta desconcertante. El aumento del desempleo unido a la caída del PIB dispara las alarmas de una estanflación que se convierte en el peor de los mundos, independientemente de quién ocupe el cargo público.

Para ser claros, ningún presidente entrante puede arreglar inmediatamente la inflación. Este problema, iniciado por el gasto de estímulo del Gobierno federal durante el Covid-19 y las sacudidas de la cadena de suministro posteriores, se gestó durante años. Se ha avanzado algo en la reducción de la inflación, pero parece que los progresos se ralentizan. Además, las futuras políticas fiscales y de gasto, aplicadas por el próximo presidente, pueden tener efectos a largo plazo sobre la economía. El gasto militar, los programas sociales, el desarrollo de infraestructuras, los cambios normativos y la expansión gubernamental contribuyen a la subida y bajada de los precios de bienes y servicios. Además, las políticas gubernamentales restrictivas en materia de medio ambiente o los aranceles y cuotas comerciales internacionales no recíprocos pueden hacer que un país sea más o menos competitivo a escala mundial.

En lo que respecta a la economía, la mayoría de los votantes creen que Trump y los republicanos gestionarán mejor la economía que Biden y los demócratas. Estas opiniones reflejan principalmente las diferencias percibidas en la experiencia empresarial individual, o el precedente histórico establecido dentro de las directrices del partido. Los programas sociales, las políticas medioambientales restrictivas y la expansión del gobierno han contribuido a aumentar el gasto federal y el déficit. Además, el reciente informe sobre el empleo (7/5/24) demuestra una ralentización de la economía a pesar de la expansión de la contratación gubernamental. De los 206.000 nuevos puestos de trabajo creados en la economía, 70.000, más de un tercio, procedían del sector público. Esto ha hecho poco para calmar los temores de que la expansión del gobierno no se está desacelerando y agravará aún más el creciente déficit y el aumento de la inflación.

Las políticas fiscales son otro ámbito polémico que diferencia a los candidatos y a los partidos políticos. Mientras que Trump/Republicanos han aplicado anteriormente recortes fiscales, Biden/Demócratas se han mostrado a favor de subidas de impuestos. Además, se ha incrementado el mantra de gravar a los ricos, lo que ha dado lugar a numerosos recargos o «impuestos a los millonarios» en todo el país. Estos impuestos se han popularizado en zonas muy pobladas de la costa Este y Oeste, que casualmente también están sometidas a presiones presupuestarias para pagar la creciente afluencia de inmigrantes ilegales. Cuatro estados aplican ya este tipo de recargos fiscales y otros 34 están planeando nuevos cambios para 2024. Estados como Massachusetts tienen un «impuesto de millonarios» del 4% que ya ha generado más de 1,8 dólares en 2024, superando con creces las expectativas. California impone un «impuesto a las mansiones» con recargos del 4% al 5,5% para los precios de venta superiores a cinco millones de dólares. Otras ciudades/estados, como Chicago (Illinois), han creado un impuesto sobre el juego que alcanza el 75% en los niveles más altos. Notablemente, cada uno de estos recargos se ha generado, hasta ahora, en estados azules/demócratas, lo que lleva a la evaluación de que el partido republicano/Donald Trump favorecerá impuestos más bajos, menos gobierno mientras que los demócratas/Joe Biden favorecerán impuestos más altos para los ricos y más gobierno. Presumiblemente, el sentimiento de los votantes indecisos sobre estas importantes diferencias podría decidir las próximas elecciones. Además, como hemos visto con el cambio demográfico, ya se ha hecho una diferencia significativa en la migración entre las personas de alto patrimonio neto en los estados de impuestos altos, como California, Nueva York, Nueva Jersey y Massachusetts a trasladarse a paraísos fiscales más bajos, como Florida y Texas.

A pesar de los numerosos debates sobre los diversos cambios en el código tributario, apenas se menciona la utilización de incentivos fiscales para fomentar el crecimiento en zonas específicas. A lo largo de los años, los incentivos fiscales a las empresas se utilizaron como subterfugio para desviar dólares importantes a industrias específicas. Durante la recesión económica de 1981, se utilizaron transferencias de beneficios fiscales (mediante leasing) para transferir capital de empresas ricas en impuestos, como General Electric, a «siete industrias en apuros», como la automovilística y la siderúrgica. Este tipo de iniciativas fiscales suelen estar plagadas de riesgos políticos debido a la naturaleza del rescate de un sector/industria a expensas de otro. Este tipo de incentivos corporativos pueden ser más populares para los candidatos republicanos, aunque, irónicamente, fue el mayor de los estados demócratas/azules el mayor beneficiario de las ventajas del código fiscal. Mucho antes de que California fuera conocida por sus vinos y empresas tecnológicas, no impulsaba la economía estadounidense como los estados automovilísticos del medio oeste. Hoy, con 3,9 billones de dólares, la economía de California es mayor que la de cualquier otra nación del mundo, excepto China, Alemania y Japón. Gran parte de ella se deriva de la agricultura y los vinos, que no existían ni de lejos en los mismos niveles que hoy.

Gran parte del crecimiento se derivó de un beneficio fiscal poco conocido que probablemente nunca se permitiría hoy en día. En los años sesenta y setenta, las instituciones rentables y los inversores con grandes patrimonios podían invertir en vinos y productos agrícolas de California (frutos secos, etc.) y amortizar las pérdidas que superasen la inversión inicial. En otras palabras, se permitía a un grupo invertir, por ejemplo, un millón de dólares y amortizar las pérdidas acumuladas hasta alcanzar los dos millones. Más tarde, cuando el viñedo se vendiera con beneficios, los ingresos cubrirían la inversión inicial junto con la «base imponible negativa» acumulada a lo largo de la inversión. Sin este importante incentivo fiscal, es muy posible que hoy no existiera la inversión masiva en viñedos y explotaciones frutícolas y de frutos secos de California. Por otra parte, los votantes altamente partidistas que están en contra de los «beneficios fiscales para los ricos», se opondrían firmemente a tales propuestas fiscales, a pesar de los beneficios a largo plazo que se habrían acumulado, y de hecho se acumularon, en su propio estado.

A lo largo de los años, ha habido muchos otros mecanismos fiscales diseñados para favorecer a las industrias más favorecidas en beneficio del crecimiento económico a largo plazo. Podría decirse que tales créditos fiscales dirigidos a áreas específicas como la inteligencia artificial, las fuentes de energía alternativas (por ejemplo, la nuclear) o incluso los coches eléctricos voladores, podrían beneficiar a la prosperidad económica a largo plazo de los estadounidenses.

La innovación fomenta la creación de riqueza y, durante los últimos doscientos años, ningún país ha destacado más en este ámbito que Estados Unidos. El crecimiento del empleo en la economía estadounidense y mundial ha sido impulsado por empresarios inteligentes y trabajadores como Astor, Carnegie, Vanderbilt, Morgan, Rockefeller y Ford. Estos individuos ayudaron a construir y dar forma a esta economía y la llevaron a convertirse en el país más poderoso del planeta. Más recientemente, hemos tenido otros grandes líderes empresariales: Walton, Jobs, Gates, Musk, Bezos, Zuckerberg, Page, Brin y Huang. Estas personas fundaron empresas extraordinarias que se convirtieron en potencias económicas mundiales. En el proceso, crearon pilares básicos para el crecimiento del sector, dando lugar a numerosas innovaciones tecnológicas, millones de puestos de trabajo, carreras profesionales de éxito y comunidades vibrantes. Esta es la esencia de un empresario de éxito y de la economía estadounidense. Y sigue siendo cierto hoy en día.

En los últimos cuatro años, treinta de las principales empresas de crecimiento empresarial del S&P 500 aportaron unos 580.000 puestos de trabajo, frente a los aproximadamente 1.300.000 de las otras 470 empresas del S&P 500 en conjunto. Además, en el último año, estas treinta empresas aumentaron el crecimiento del empleo en un 10%, mientras que el S&P 500 en realidad disminuyó. Esto ayuda a demostrar que la economía estadounidense está impulsada por el crecimiento empresarial pasado, presente y futuro.

Ahora que nos embarcamos en otras elecciones presidenciales, queda por ver si alguno de los candidatos será capaz de superar los problemas de carácter y agudeza mental. Si es posible, también sería útil contar con políticas orientadas al crecimiento de la economía estadounidense ahora y en el futuro. Una política fiscal innovadora y reflexiva, dirigida a las industrias en crecimiento lideradas por empresarios, es probablemente la mejor oportunidad de inversión disponible en este momento. Tal vez, antes de noviembre, uno de los candidatos sea capaz de centrar la atención en las iniciativas económicas. Casi siempre marca la diferencia en unas elecciones, y aún no es demasiado tarde.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar también
todos-los-looks-de-kim-y-khloe-kardashian-en-su-fabuloso-viaje-a-la-india
Estados Unidos

Todos los looks de Kim y Khloé Kardashian en su fabuloso viaje a la India

Este fin de semana se celebraron las fastuosas bodas de Anant Ambani y Radhika Merchant, quienes se casaron un centro de convenciones en Mumbai, India. El novio es hijo de Mukesh Ambani, conocido como el hombre más rico de Asia; por su parte, la joven es descendiente del magnate de los negocios Viren Merchant.  Si en su preboda ya pudimos

Leer Más >>
ivonne-montero-pide-sangre-para-su-hijita-antonella-¿que-sucedio?
Estados Unidos

Ivonne Montero pide sangre para su hijita Antonella ¿qué sucedió?

Es bien sabido que Antonella, la hija de Ivonne Montero, sufre una enfermedad cardiaca. ¿Acaso tuvo una recaída? Publicado en Julio 15, 2024 01:06PM EDT La enfermedad del corazón que sufre Antonella, la única hija de Ivonne Montero , ha sido de conocimiento público debido a que la actriz ha mencionado el tema en diversas

Leer Más >>

¿Quieres hablar con nosotros en cabina?

Nuestros Horarios en el Estudio:

9am a 11am | 12m a 1pm | 4 a 5 pm | 5 a 6pm

horario del pacifico