eSports

“De pequeño jugaba con la GameCube, pero nunca pensé que iba a funcionar”

Es cierto que muchos estudios hablan de los efectos negativos de los videojuegos, pero otros también mencionan los beneficios en muchos aspectos. Pero ninguno señala la importancia que pueden tener a la hora de competir en la vida real, a más de 250 km/h. Precisamente eso es lo que le ocurrió a un piloto de carreras que se inspiró en un videojuego para ganar cinco posiciones en una carrera del campeonato de NASCAR.

Ross Chastain, el piloto y aficionado a los videojuegos, iba décimo en su serie y debía entrar entre los cinco primeros para clasificar a la siguiente ronda. El problema es que solo faltaban dos curvas para la meta. Como último recurso decidió recrear una maniobra que utilizaba cuando jugaba a Nascar 2005 en la GameCube: lanzó su coche pegado a la paredes de la pista y a velocidad máxima. Los límites del circuito entonces actuaron como un tirachinas y proyectaron al vehículo hacia adelante de forma sorprendente, como se puede ver en el vídeo.

La maniobra tiene un truco: solo se puede hacer en una pista corta, como la de Martinsville Speedway, en la que competía Chastain, ya que de lo contrario el impulso resultaría demasiado fuerte y el coche se descontrolaría.

Chastain explicó en una entrevista que no sabía si funcionaría o no, pero tenía que intentarlo.

La maniobra generó tanta sorpresa y admiración que muchos fanáticos de los videojuegos intentaron recrearla en la pantalla… con resultados dispares.