Dr. Francisco García
Latch Quiroprácticos
Gonzales Dental Care
Desarrollo Virtual
Sonrisas Bright Dental
Los Yaquis Restaurant
David Huete
Pathway Insurance Agency
Araujo’s Restaurant
Jorge Brignole
Dr. Francisco Barba
World Wide Credit Experts
FINHABITS
Kisla Gonzales
Ayuda Financial
City Toyota
La Gallinita Meat Market
Abogado Wilson Purves
Dr. Alberto Chaparro
Abogado James Millar
Elías Travel
Alquimia Med Spa
Daly City Dental Center
Imperial Travel
Abogado Alexander Cross
previous arrow
next arrow

Categoria: ,

Una rebelión de fiscales evitó que Trump utilizara la maquinaria judicial para dar su golpe

Autor: Fernando Garcia

Una rebelión de los máximos responsables del Departamento de Justicia y Fiscalía General de Estados Unidos, mediante la amenaza de dimitir en masa, evitó que Donald Trump se valiera de la maquinaria judicial del país para anular el resultado de las presidenciales del 2020 y permanecer en el poder. Así lo testificaron este jueves los propios fiscales insumisos ante el comité que investiga el asalto al Capitolio del 6 de enero del 2021 y los anteriores intentos de simular un fraude electoral a fin de impedir la transición en la Casa Blanca tras la victoria de Joe Biden. 

La revuelta sobrevino cuando, en vista de la negativa de la plana mayor de Justicia a denunciar oficialmente el pretendido fraude y actuar en consecuencia, el todavía presidente en funciones trató de sustituir al fiscal general interino, Jeffrey Rosen, por un abogado sin experiencia para el cargo, pero obediente a Trump: Jeffrey Clark.

“No trabajaré ni un minuto para este tipo, a quien acabo de declarar incompetente”, plantó al mandatario el entonces fiscal general adjunto interino, Richard Donoghue, según su declaración.

Donoghue explicó que Trump se dirigió a Steven Engel,  fiscal general adjunto de la Oficina de Asesoría Legal del Gobierno, y le preguntó: “Steve, no renunciarías, ¿verdad?”. Engel respondió, según su propio testimonio: “Le dije: ‘Señor presidente, he estado con usted con cuatro fiscales generales, incluidos dos interinos, pero no puedo formar parte de esto”.

Donoghue también avisó al presidente de que ellos no serían los únicos en irse si él insistía en sustituir a Rosen para forzar la anulación de las elecciones sin base legal. “Le dije: ‘A nadie le importa si renuncio. Pero van a perder a todos y cada uno de los asistentes. Todo el Departamento se retirará en unas horas; en veinticuatro, cuarenta y ocho o setenta y dos horas podría tener cientos de renuncias en su mesa… debido a sus actos”, recordó.

Y también subrayó cómo Steve Engel llego a decir: ‘Jeff Clark estará al frente de un cementerio”.

Le dije: ‘Todo el Departamento se retirará en unas horas; en uno, dos o tres días podría tener cientos de renuncias en su mesa”

Richard Donoghue (aviso a Trump)Fiscal general adjunto interino

La advertencia funcionó, pues Trump no tuvo más remedio que conservar en sus puestos a los jefes de la Fiscalía.

“Si el Departamento se hubiera involucrado de ese modo en el proceso político, el país habría sufrido graves consecuencias que muy bien podrían habernos llevado a una crisis constitucional”, afirmó Donoghue. Y explicó que revisó punto por punto el “arsenal de acusaciones” de fraude que Trump esgrimía, para concluir “que no, que no eran ciertas”. 

Jeffrey Rosen, quien acababa de sustituir al fiscal general Bill Barr tras su dimisión en desacuerdo con las pretensiones de Trump, rememoro cómo el presidente le llamó o convocó prácticamente todos los días desde que llegó al cargo el 24 de diciembre del 2020 hasta principios de enero, cuando cesó por el relevo presidencial. “El tema común era la insatisfacción por lo que el Departamento de Justicia hacía -o más bien dejaba de hacer al no hallar causa- para investigar el fraude electoral”.

La agencia judicial y Fiscalía General “rechazó todas esas solicitudes (de Trump) porque no pensamos que se ajustaran a los hechos ni a la ley”, remarcó Rosen.

Jeffrey Clark

Jeffrey Clark, el letrado que trató de sustituir al fiscal general para llevar a cabo el plan de Trump 

AP / SUSAN WALSH

La rebelión de los fiscales tuvo lugar el 3 de enero del 2021, tres días antes del asalto al Capitolio, en el que miles de seguidores de Trump tomaron la sede del Congreso con el resultado de nueve muertos, cinco de ellos en el momento de los hechos.

La audiencia de ayer coincidió con una entrada y registro de agentes federales en el domicilio de Jeffrey Clark, dentro de las pesquisas policiales sobre el intento de golpe del 6-E.

El letrado que intentó sustituir al fiscal general quería enviar una carta para instar al estado de Georgia a reconsiderar los resultados electorales

Los intentos de Clark de llevar a cabo las instrucciones de Trump incluyeron la redacción y tentativa de envío -con la firma de los jefes de la Fiscalía- de una carta que hablaba de irregularidades en el proceso electoral e instaba a los funcionarios de Georgia a convocar una sesión legislativa especial para reconsiderar los resultados de las elecciones. Los jefes del Departamento  se negaron firmar y dar curso a la misiva. Donoghue declaró este jueves que tuvo que leerla dos veces para asegurarse de que entendía bien lo que Clark proponía “porque era muy extremo para mí”, dijo.

La situación se hizo crítica cuando el propio Clark informó a Rosen en privado de la intención de Trump de sustituirle, por él, al frente de la Fiscalía. Rosen se negaba a ser despedido por un subordinado, y llamó a sus más inmediatos colaboradores para reunirlos y comparecer ante Trump en la Casa Blanca. Fue la reunión de la revuelta, el domingo 3 de enero, en el despacho oval. Y la rebelión triunfó.

Peticiones de indulto presidencial

Al menos cinco aliados republicanos de Donald Trump en el Congreso solicitaron el indulto de la Casa Blanca después de apoyar sus intentos de revertir su derrota en las elecciones de 2020, según testimonios de ex ayudantes de Trump presentados ante el comité del 6-E, en vídeo, en la sesión de este jueves. Los representantes solicitantes fueron, según las declaraciones, Andy Biggs, Mo Brooks, Matt Gaetz, Louie Gohmert y Scott Perry. 
En un comunicado, Perry negó haber pedido el indulto. Brooks reconoció que sí lo buscó y adujo que le preocupaba que los demócratas “abusaran del sistema judicial para enjuiciar y encarcelar a los republicanos”, informó Reuters. Los representantes de los otros tres concernidos no respondieron a las preguntas deesta agencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar también

¿Quieres hablar con nosotros en cabina?

Nuestros Horarios en el Estudio:

9am a 11am | 12m a 1pm | 4 a 5 pm | 5 a 6pm

horario del pacifico