l yuan chino cayó el miércoles a un piso de 14 años frente al dólar pese a los intentos del banco central de apuntalarlo. Foto La Hora/AP

El yuan chino cayó el miércoles a un piso de 14 años frente al dólar pese a los intentos del banco central de apuntalarlo, luego de que los aumentos de las tasas de interés en Estados Unidos llevaron a los inversionistas a convertir sus monedas en dólares en busca de mayores rendimientos.

Un yuan débil ayuda a las exportaciones chinas, ya que las hace más baratas en el extranjero, pero a la vez estimula la salida de capitales del país. Eso infla los costos para los solicitantes de crédito chinos y perjudica la meta del Partido Comunista de impulsar el crecimiento económico.

Lea: La tecnología en dos modelos de neumáticos, la apuesta de Cofiño Stahl y Yokohama

 El yuan cayó a 7,2301 por dólar, su punto más bajo desde enero de 2008. Un yuan vale aproximadamente 13,8 centavos, una baja de 15% con respecto al máximo que alcanzó el marzo.

El miércoles, un subdirector del Banco Central, Liu Guoqiang, realizó una videoconferencia con banqueros chinos y les llamó a “mantener la estabilidad básica de la tasa cambiaria”, según un comunicado del banco central. Añadió que Liu les pidió a los banqueros no apostar al alza o la caída del yuan. “Mantener la estabilidad es la máxima prioridad”, expresó.

El yuan cayó más allá del cálculo inicial de que bajaría a 7 por dólar luego de que la Reserva Federal de Estados Unidos inició un proceso de aumentos pronunciados de las tasas de interés a fin de combatir la inflación. La Fed ha aumentado las tasas cinco veces este año y ha indicado que vienen más alzas.

Conozca aquí las cinco acciones más comunes por parte de contadores y asesores en contabilidad. 👇 #LHEconomía https://t.co/VR2ERdZ4IB

— Diario La Hora (@lahoragt) September 28, 2022

En contraste, el Banco Popular de China ha reducido las tasas de interés a fin de apuntalar un crecimiento económico que en los primeros seis meses del año disminuyó a 2,2% comparado con el mismo período del año anterior, es decir, menos de la mitad de la meta oficial de 5,5%.

China permite al yuan fluctuar en una banda del 2% a partir de su cotización inicial diaria, en transacciones estrictamente controladas. Ello evita oscilaciones abruptas, pero sucesivos días bajistas pueden tener un efecto acumulado a largo plazo.