Categoria:

Estudios culturales y religiosos en el Oriente bíblico

Autor: Odalis G. Perez

El orientalismo antiguo y bíblico ha organizado un texto expansivo fundado en orígenes culturales, instituciones, sujetos y bibliotecas fundadas en la tensión oralidad y escritura. El movimiento a.E (antes de nuestra Era) y d.E (después de nuestra Era), sella temporalmente los grupos humanos y culturales desde el nacimiento del cristianismo y los modos de vida situados en un mapa de signos, imágenes y sujetos posicionados en cada uno de los textos bíblicos escritos en soportes de todo tipo y fortalecidos en los diferentes comentarios.

En efecto, los mensajes se elaboran, se desarrollan y se difunden en diversas fases de un orientalismo judío, griego, romano, galileo, samaritano, egipcio, antioqueño, asirio, persa y otros cuya geografía sociocultural y simbólica tiene tradiciones lejanas en el tiempo y las acciones culturales. Éxodos, historias de   pueblos, regiones, viajes, cautiverios, expulsiones, idiomas, idiolectos, geolectos y sociolectos producen una babel que parece no terminar y cuyos hablares se desarrollan y cobran valor sociodialectal, diasincrónico y sensible como acercamiento histórico-cultural.

Los ejemplos que constituyen las historias orientales y que leemos en la biblioteca judaica, veterotestamentaria, neotestamentaria e intertestamentaria involucra direcciones, fronteras, cultos, geografías religiosas, culturales, poblacionales y literarias, entre otras cardinales y determinaciones socioantropológicas propias de un encuadre de sujetos, acciones y bienes etno-psicorreligiosos. Los evangelios, las cartas, lamentaciones, el psalterio, proverbios y otros libros (profetas anteriores y posteriores, que defienden fuerzas de libros sagrados de la Biblia), motivan la interpretación y la comprensión de muchos caminos interculturales y hasta metahistóricos y sectarios con adeptos que siguen la experiencia del signo, la palabra y los diversos fraseos textuales y macronarrativos.

¿De qué manera se difunde y actúa este tipo plural de orientalismo? El ejemplo del Génesis (20-1-18), enuncia un acto referido a una ley y un parentesco cultural: “Abrahan se dirigió desde allí a la región de Negueb  y fue a establecerse entre Cades y Sur. Cuando vivía en Guerar, Abrahan decía de Sara su mujer: “Ella es mi hermana”. Entonces Abimelec, rey de guerra, tomó a Sara por esposa. Pero por la noche Dios se manifestó Abimelec en sueños y le dijo: “Mira, morirás por causa de la mujer que tomaste, porque ella tiene marido”. Como Abimelec no se había acercado a ella, contestó: “Señor, ¿vas a  alguien aunque sea inocente? ¿No me dijo él que ella era su hermana, y ella misma que él era su hermano? ¡Yo he actuado de buena fe y con las manos limpias!”. Dios le respondió en sueños: “Yo sé que actuabas de buena fe; por eso impedí que pecaras contra mí y no permití que la tocaras. Pero ahora devuelve la mujer al marido. Él es un profeta e intercederá por ti para que vivas. Pero debes saber que, sino la devuelves ciertamente morirás con todos los tuyos. (Génesis, 20-7) [Ver, Biblia de la Iglesia en América, bajo la responsabilidad del CELAM y el auspicio de USCCP, PPC, S.A.S.].

Las pisadas, movimientos y fuerzas del orientalismo las percibimos y vemos en los textos escritos no solamente en el Medio Oriente, sino en sus influencias ideológicas y culturales; de manera que los usos de libros que muestran y que influyen en geografías colonizadas a través de la política, la religión y algunas estructuras culturales y sociales crean universos de sentido mediante el intercambio simbólico, el viaje, la geocultura, penetraciones fronterizas, marinas, aéreas y otras que acentúan superficies sumadas a identidades y diferencias. Las crónicas culturales, religiosas y literarias del Oriente puntualizan y profundizan costumbres, comportamientos, psicologías grupales o comunitarias y étnicas producen cardinales y sobredeterminaciones propias de los diversos mundos y sistemas imaginarios con diferencias propias.

De ahí que la Biblia y el biblismo actuales plantean el conocimiento del texto oriental visible y formativo justificado por las diversas historias y registros culturales marcados por un orden de estudio que colinda con la arqueología, los signos que el texto presenta como forma y modo de explicar los sentidos, donde los eventos motivadores de la exégesis de los evangelios (Mateo, Marcos, Felipe, Lucas, Juan), las cartas de Pablo a los Romanos, Primera carta a los Corintios, Segunda carta a los Corintios, a los Gálatas, a los Efesios, a los Filipenses, Primera Carta a los Colosenses, Primera carta a los Tesalonicenses, Segunda a carta los Tesalonicenses, Carta a Timoteo, Segunda carta a Timoteo, Carta a los Hebreos, Carta de Santiago, Primera carta de Pedro, Cartas de Juan, Segunda carta de Juan, Tercera carta de Juan, Carta de Judas… y otros textos bíblicos explicables en la forma de género (narrativo, poético, profético, sapiencial, apocalíptico, histórico y epistolar).

Los culturemas de los salmos y todos el salterio dicho, cantado vocalizado y hasta escenificado por  intérpretes corales y memorizados como también se conocen. Los Salmos de David, Cantar de los cantares de Salomón, hijo de David, Los proverbios son composiciones que adquieren su valor en el tejido interpretativo y en el entendimiento escritural. El legado oriental se afirma mediante estructuras y visiones inspiracionales. La Biblia se divide o está organizada en 66 libros escritos por más de cuarenta escritores, escribas y creyentes. Está dividida en Antiguo Testamento que consta de 39 libros y el Nuevo Testamento que consta de 27 libros. Existe una relación entre la biblia hebrea y la biblia koiné que es la denominada Septuaginta o Biblia de los LXX recopilada, escrita y traducida en griego en Alejandría, entre los siglos 2 a. E al 2 d. C (probablemente), pero las traducciones del hebreo y el arameo variaban de un traductor a otro traductor. La Septuaginta y el Tanaj y otras versiones presentaban problemas de redacción y pérdidas textuales.

Se ha dado el caso que en la historia del texto bíblico hubo que recurrir al comienzo de la elaboración de algunos libros de la Biblia griega y hubo que consultar a israelitas sobre algunas costumbres lingüísticas del hebreo, arameo o el galileo y el samaritano para adaptarlos a la koiné, teniendo en cuenta que para establecer el texto masorético se debían agregar las vocales romanizadas para lograr una función de la lectura propia del, o, de los textos de origen. Todo lo cual se establecen en una traducción de la lengua común o koiné.

Otra salida-lectura del texto fijado o reconocido del Antiguo Oriente permite comprender de forma oral y escrita el relato de la creación; del caos al cosmos. Poema de la creación babilónico y el Texto menfítico de la creación. Ambos legados del Antiguo Oriente se perfilan en el Medio Oriente de formas textualizadas, interpretadas o vocalizadas. Según el biblista y orientalista M. García Pelayo, “La historia bíblica se desarrolla dentro de un trasfondo histórico geográfico bien determinado en el área del Próximo Oriente, justamente en una encrucijada geográfica en la que se dan cita los dos imperios y focos culturales de la antigüedad: el mesopotámico y el egipcio. Porque Canaán, escenario de la trama bíblica, es el punto de unión y el lugar obligado de paso entre Asia y África, y por ello en esa franja geográfica en el Mediterráneo Oriental es de una importancia capital en el trasiego de inquietudes políticas y culturales que surgen a orillas del Nilo y de la llanura mesopotámica”. (Ver, Biblia y legado del Antiguo Oriente. El entorno cultural de la historia de salvación, Eds. BAC, Madrid 1977, p. XV). Legado, cultura, sujeto, arqueología, historia y geografía definen el Antiguo Oriente como suma de encrucijadas, conflictos y firmezas espirituales que generaron relatos donde el hombre era creador, pero también devastador. Yahvé determinaba guerras, fundaciones y según los “comunitarios” de algunos lugares llamados bíblicos, llevaban a cabo el dictado de Dios.

El éxodo, el cautiverio y el retorno según la voluntad de la “autoridad divina” son un lugar y tiempo fundamental en el relato bíblico. “Por eso, la historia bíblica, lejos de estar aislada en el contexto de la marcha de las civilizaciones encuentra su esclarecimiento a la luz de los hallazgos arqueológicos que han establecido con bastante nitidez la historia de los pueblos del Creciente Fértil y su entorno cultural. De hecho, muchos de los grandes monarcas y protagonistas de esta encrucijada geográfica, ahora perfectamente fechados, aparecen mencionados en la Biblia en relación con sus grandes invasiones”. (Ídem.op.cit).

Las fuentes de información y documentación con respecto a los estudios culturales, literarios, geográficos, religiosos y otros en el Oriente Próximo tienen hoy más posibilidades desde el siglo XIX que las historias antiguas de Grecia, Persia, Israel, Egipto y la Mesopotamia que se podían conocer directa o indirectamente por historiadores helénicos, viajeros al Oriente profundo y lejano. Pero de ser descifradas, la escritura jeroglífica de Egipto y la cuneiforme de la Mesopotamia, todo ese proceso  supuso cardinales culturales ligadas a un imaginario político y religioso mixto como espacios de encrucijadas sociorreligiosas. Veamos:

“En efecto, hasta hace un siglo no teníamos más fuentes para conocer la historia del Próximo Oriente que los datos de la Biblia y los relatos legendarios recogidos por los autores griegos, como Heródoto y Jenofonte. Pero ahora al descifrarse la escritura jeroglífica de Egipto y la cuneiforme de Mesopotamia en sus tres formas-sumeria, acadia y asiria, tenemos medios de recomponer con bastante detalle los avatares de una historia que tiene tanta importancia en el desarrollo de las culturas orientales”. (Ídem.loc.cit.)

De hecho, los faraones como Hofra, Necao, Sametico al igual que algunos monarcas asirios como Asaradon, Senaquerib, Sarglòn, Salmanasar y otros han dejado sus avales de experiencia, compuestas en el Occidente semítico relacionados con los datos bíblicos del primer milenio a. C. (“…los relatos de la Biblia, al conectar incidentalmente con la historia de los pueblos vecinos a Israel, lejos de ser desmentida, queda confirmada hasta en sus menores detalles cronológicos”). (Ídem.)

De esta manera las huellas del Medio Oriente se abren a los estudios culturales en cuanto a rescate y movimiento de herencias de todo tipo en la sociedad-cultura y en las geografías de pueblos como África, el espesor que comprende Siria, el Líbano, Jordania, Arabia saudita, Egipto, Cisjordania, Gaza, Irán, Oriente romano y poblaciones que comparten otros territorios, tendríamos que mostrar lo que aporta al África musulmana y cristiana al mundo oriental, en tanto el orientalismo africano también dialoga con zonas del mundo romano y lo que comúnmente se denomina el mundo bíblico del antiguo oriente y su producción textual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar también
arizona,-el-estado-donde-joe-biden-se-juega-la-presidencia
Política

Arizona, el Estado donde Joe Biden se juega la Presidencia

Los hijos de Rosa Rentería, ama de casa de 54 años, siempre votan. La matriarca de esta familia de estatus migratorio mixto en Phoenix (Arizona) es quien examina las propuestas electorales de los candidatos, desde el presidente hasta los concejos de distrito, y recomienda a los suyos qué es lo que tienen que marcar en

Leer Más >>
biden-vs.-trump:-¿debate-o-circo?-–-portada
Política

Biden vs. Trump: ¿Debate o Circo? – Portada

“Buscar dominar los debates sin público podría convertirse en el peor enemigo de los candidatos.” Ya se empiezan a calentar los motores para la carrera hacia la Casa Blanca. Los candidatos de ambos partidos por fin se han puesto de acuerdo: el presidente Joe Biden y el expresidente Donald Trump han aceptado participar en dos

Leer Más >>
toda-la-verdad-detras-del-color-rosado-de-la-leche-de-hipopotamo
Curiosidades

Toda la verdad detrás del color rosado de la leche de hipopótamo

Curiosidades Los hipopótamos son el tercer mamífero terrestre más grande ¿Sabes cuál es el animal más mortífero de la sabana africana? Hipopótamos. Janire Manzanas Graduada en Marketing y experta en Marketing Digital. Redactora en OK Diario. Experta en curiosidades, mascotas, consumo y Lotería de Navidad. 23/05/2024 10:15 Actualizado: 23/05/2024 10:15 ¿Sabías que la leche de

Leer Más >>

¿Quieres hablar con nosotros en cabina?

Nuestros Horarios en el Estudio:

9am a 11am | 12m a 1pm | 4 a 5 pm | 5 a 6pm

horario del pacifico