Categoria:

La historia del primer videojuego español: así lo crearon en 1977 dos «becarios que eran unos genios»

Autor: El Correo

Lunes, 1 de abril 2024, 00:21

Antes de que las consolas y los ordenadores personales se convirtieran en habituales en las todas las casas, los niños y adolescentes de finales de los años 70 y la década de los 80 se pasaban las tardes jugando a videojuegos en las salas recreativas. Eran locales llenos de máquinas de unos dos metros de altura, grandes pantallas y luces y colores llamativos en las que se podía jugar al ‘Space Invaders’ (1978), ‘Pac Man’ (1980), ‘Donkey Kong’ (1981) o el ‘Tetris’ (1984). Tenían dos joysticks y tres o cuatro botones para cada jugador que había que aporrear para matar marcianitos o girar las piezas para encajar el puzzle del último de los juegos mencionados. Más tarde llegarían otros como ‘Super Mario Bros.’, ‘Out Run’, ‘Street Fighter II’ o ‘Mortal Kombat’. Cada partida costaba 25 pesetas y se jugaba hasta agotar -o casi- la paga semanal, que rondaba las 100 pesetas.

En España también se hicieron videojuegos y algunos de ellos llegaron a aquellas salas, como el ‘Destroyer’ (1980), en el que el jugador manejaba una nave con la que debía destruir las sucesivas oleadas de enemigos que iban llegando desde la parte superior de la pantalla. Otros se crearon pero no llegaron a comercializarse, como el caso de ‘El paracaidista’ (1979), que se pensó instalar en 25 de estas máquinas recreativas. No pasó de ser un prototipo. Con un cañón situado en la parte inferior izquierda de la pantalla se apuntaba a un avión que desde la parte superior iba dejando caer paracaidistas. Había que eliminarlos antes de llegaran al suelo y tomaran el arma con la que se les disparaba. Si lo lograban, se acababa la partida.

Hasta hace bien poco se pensaba que este era el primer videojuego español. Pero una investigación llevada a cabo por Manuel Llaca, un ingeniero asturiano afincado en Vitoria desde hace casi dos décadas y «recuperador de la historia de la informática», ha revelado que dos años antes, «dos becarios que eran unos genios» de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) habían creado un videojuego que llamaron ‘Ping-Pong’. Como en el ‘Pong’ de Atari, creado en 1972, dos jugadores se enfrentaban manejando cada uno de ellos una raqueta o pala -en realidad, un simple rectángulo- que movían de arriba a abajo en los laterales de la pantalla para hacer rebotar una pelota hacia el lado del rival. Ganaba quien llegaba antes a 21 puntos con una diferencia de dos. El límite máximo en caso de no llegarse a ese margen era de 99 tantos. «No fue una simple copia del ‘Pong’, no es un ‘fusilamiento’ mediante ingeniería inversa. Se trató de utilizar un concepto muy básico ya existente, pero creando un producto totalmente nuevo», defiende Llaca.

Una prueba académica

Los dos becarios que crearon aquel primer videojuego fueron Rafael Martínez Jiménez y Juan Santos Sánchez. Fueron atraídos al proyecto por Elías Muñoz Merino, que hizo su tesis en la prestigiosa Universidad de Standford y era catedrático de Circuitos Electrónicos en la UPM. ¿En qué consistía exactamente? La realidad es que nada tenía que ver con crear un videojuego. Más bien se trataba de trabajar en un componente informático al que la universidad quería sacar provecho: el microprocesador Intel 8080. Los microprocesadores son el cerebro del ordenador, los que se encargan de dirigir las tareas. El primero se creó en 1971 y fue el primer paso hacia la miniaturización de las computadoras. Las primeras, que se desarrollaron para cálculos militares a finales de la II Guerra Mundial, ocupaban habitaciones enteras. En esos años nadie pensaba que acabarían en todos los hogares. El Intel 8080 llegó en 1974 y fue el primero desarrollado para uso general.

Para poder trabajar con él, la universidad madrileña adquirió una máquina llamada Intel Intellec MDS-800, «una especie de ordenador que solo funcionaba con ese microprocesador», explica Llaca. Con ella empezaron a trabajar estos «genios», como les describieron el propio Elías Muñoz y algunos de sus profesores de aquella época. Su intención era aprender a programar para este microprocesador. Dicho de otra manera, se trataba de una tarea lectiva, muy lejos de cualquier objetivo comercial. «No podían pensar en lo que se convertiría la industria del videojuego, que en la actualidad factura más que el cine y la música juntos». Plasmaron su trabajo en un artículo que aparece recogido en uno de los tres tomos del Seminario de Microprocesadores que tuvo lugar en marzo de 1977. Allí aparece con todo tipo de detalles cómo lo programaron, los requisitos técnicos, los circuitos electrónicos…

Otros tiempos: un PC costaba lo que dos coches nuevos

Para poner en valor aquel trabajo, Llaca recuerda que en el año 1977 «una persona en casa no podía crear un videojuego porque no tenía los medios para crearlo». El primer ordenador personal, el Apple II, salió al mercado justo ese año. Cuando IBM sacó su primer PC en 1981 «costaba lo mismo que dos coches nuevos». Otro factor que añade dificultad es que lo hicieron en lo que los informáticos llaman programación en ensamblador, algo así como tratar directamente con el microprocesador. «Son palabras mayores. Esto no lo hubiera podido hacer cualquiera», destaca Llaca, que reconoce que él mismo no entiende este lenguaje pese a que lleva tres décadas en el sector.

Establecido que aquel juego había quedado plasmado en un papel, faltaba por saber si se había llegado a construir un prototipo. La respuesta es que sí. Llegó a mostrarse a los visitantes de la universidad. Pese a todos estos datos, hay quien insiste que en ‘Ping-Pong’ no es el primer videojuego español. «Buscan excusas -afirma Llaca-. Unos porque no llegó a venderse, pero sí estuvo operativo aunque no llegara a las tiendas. Y otros porque era un clon del ‘Pong’. Pero es como si me dices que Diesel, cuando inventó el motor que lleva su nombre, era copia de un coche anterior porque tenía cuatro ruedas. El motor diésel es diferente al de gasolina. El concepto es diferente. Esto es lo mismo».

¿Qué fue de aquellos dos becarios?

-Juan Santos me confirmó que hicieron aquel videojuego para aprender a programar para el Intel 8080. Pero no quiere protagonismo. Siguió siendo profesor hasta su jubilación. Y Rafael Martínez tiró por otros derroteros profesionales en 1983.

Este contenido es exclusivo para suscriptores

¿Ya eres suscriptor/a? Inicia sesión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar también
los-mejores-reproductores-de-iptv-para-windows
Tecnología

Los mejores reproductores de IPTV para Windows

Conectarse a servicios de streaming es una de las formas más habituales para ver televisión, pero no es la única y la tecnología IPTV nos permite ver televisión a través de otro dispositivo como el móvil, el ordenador o la tablet. Podemos ver los canales de televisión siempre y cuando tengamos un programa compatible con

Leer Más >>
cambia-las-apps-por-defecto-que-usa-tu-mac-asi-de-rapido
Tecnología

Cambia las apps por defecto que usa tu Mac así de rápido

El sistema operativo de macOS cuenta con aplicaciones instaladas para realizar todo tipo de acciones básicas. ¿Queremos enviar un mail? Tenemos la app de Mail. ¿Ver contenido multimedia? Vista Previa o QuickTime. ¿Visualizar nuestra fototeca? La app de Fotos cumple con su cometido. Y así, un buen etcétera. No obstante, a pesar de las bondades

Leer Más >>
como-abrir-y-montar-archivos-de-imagenes-iso-en-windows-10-y-11
Tecnología

Cómo abrir y montar archivos de imágenes ISO en Windows 10 y 11

Los archivos de imagen ISO se le han resistido a Windows durante mucho tiempo; anteriormente era necesario hacer uso de software de terceros para poder trabajar con este tipo de formato. Sin embargo, el soporte se añadió de forma nativa desde Windows 8 y, por lo tanto, evidentemente lo tenemos disponible en Windows 10. Así que

Leer Más >>

¿Quieres hablar con nosotros en cabina?

Nuestros Horarios en el Estudio:

9am a 11am | 12m a 1pm | 4 a 5 pm | 5 a 6pm

horario del pacifico