7 diciembre, 2022 4:24 pm Publicado por  Redacción

El 7 de diciembre de 1998 el público finlandés fue el primero en poder disfrutar del segundo trabajo de una banda llamada a escribir grandes páginas en la historia del metal. Nightwish publicaba hace 24 años ‘Oceanborn’, el disco que comenzó a dibujar el inspirador camino de los de Tuomas Holopainen, que sorprendieron a todo el mundo con un disco de power metal sinfónico que pocos meses después de llegar al público finlandés ya estaba dando la vuelta al mundo entero.

Fue grabado en un colegio

Junto al teclista y compositor Tuomas Holopainen, en 1998 encontrábamos en la formación a la inolvidable vocalista Tarja Turunen, las guitarras de Emppu Vuorinen, Jukka Nevalainen a la batería, y un recién incorporado Sami Vänskä al bajo. Pero estos no serían los únicos músicos en participar en esta ya ambiciosa grabación.

Como recordaba hace tiempo Kerrang!, la grandiosidad “propia del Royal Albert Hall” que apreciamos en el disco realmente se grabó en un colegio finlandés. Los Caverock Studios de Kitee (Finlandia) figuran como escenario de la grabación completa, y estos se situaban en los bajos de un colegio de esta localidad.

Tal como lo recordaba el teclista y líder de la formación en la publicación británica, “éramos unos aficionados en lo que se refiere a las grabaciones. No sabíamos muy bien lo que estábamos haciendo, así que nos pusimos a experimentar con un montón de cosas diferentes, incluso trajimos a un trío de cuerda que era una mierda, luego otro violín, luego otro violín por encima. Así que “Moondance” acabó teniendo 20 pistas de violín, ¡sólo porque no lo habíamos hecho antes y no sabíamos lo que estábamos haciendo!

Es un álbum bastante recargado, pero también creo que es uno de los mejores, porque se puede oír la emoción de probar todas estas cosas nuevas. Parece extraño que se convirtiera en un álbum rompedor, porque en aquella época la música era muy divertida. Era realmente operística, y cuando miras las fotos, parecen bastante horribles”.

El disco tuvo dos portadas

Como señalábamos al principio, el disco se publicó el 7 de diciembre en Finlandia de manos de Spinefarm Records, pero no sería hasta la primavera de 1999 cuando llegaría a todo el mundo con Drakkar Entertainment (y posteriormente a Estados Unidos, ya en 2001, por Century Media) y ambos lanzamientos contaron con su propia portada, compartiendo ideas centrales de un onírico mundo fantástico.

Portada de 1999

Los “observadores de las estrellas” estaban más identificados originalmente

El camino entre las maquetas originales y el disco final contó con algunos cambios, y entre ellos estuvo el título de la canción “Stargazers”, unos “observadores de las estrellas” que inicialmente se iban a titular “Aztecs”.

La gira ‘Endless Forms Most Beautiful World Tour’ (2015), ya con Floor Jansen como vocalista, retomaría esta canción años después su caída del repertorio tras la salida de Tarja de la banda. Tarja grabó este tema en su directo de 2012 ‘Luna Park Ride’.

Las voces de Tapio Wilska

‘Oceanborn’ suele considerarse uno de los discos más oscuros de la carrera de Nightwish, y en esto tiene parte de culpa Tapio Wilska, cuya voz encontramos junto a la de Tarja en canciones como “The Pharaoh Sails To Orion” y “Devil & the Deep Dark Ocean”.

Wilska sería posteriormente el vocalista de Sethian, además de haber pasado por las filas de Finntroll y del breve camino común junto a Holopainen y Väsnkä en Lyijkomppania, antes de la fundación de Nightwish.

La colaboración de Wilska también la encontramos en el EP ‘Over The Hills and Far Away’ y en el primer disco en directo de la banda, ‘From Wishes to Eternity’ (2001), donde interpretó con Tarja “The Pharaoh Sails to Orion”.

Stratovarius fue la máxima inspiración de Tuomas Holopainen

El sonido de Nightwish actualmente es en sí una referencia, todo un paradigma del metal sinfónico, pero en su segundo álbum todavía encontramos a un Tuomas Holopainen muy influenciado por el power metal y por el folk mostrado en su debut, ‘Angels Fall First’, haciendo de la velocidad y el trabajo en armonía de guitarras y teclados el filo del hacha que golpeaba con la potencia del doble bombo.

Dentro de esta influencia powermetalera, Stratovarius era la mayor inspiración en aquella época del principal compositor de Nightwish, influencia que se puede apreciar en la escucha, siempre recomendable, de esta semilla de lo que no tardaría en ser una de las referencias de la escena metalera en todo el mundo.

Escucha ‘Oceanborn’ en Spotify:

PARA LEER MÁS:

Redacción

Últimas entradas de Redacción (ver todo)