Pathway Insurance Agency
Gonzales Dental Care
Elías Travel
FINHABITS
Los Yaquis Restaurant
Kisla Gonzales
World Wide Credit Experts
Abogado James Millar
Desarrollo Virtual
Abogado Wilson Purves
Latch Quiroprácticos
Dr. Francisco García
Abogado Alexander Cross
Jorge Brignole
Daly City Dental Center
La Gallinita Meat Market
Dr. Francisco Barba
Sonrisas Bright Dental
Araujo’s Restaurant
Alquimia Med Spa
Imperial Travel
Ayuda Financial
David Huete
City Toyota
Dr. Alberto Chaparro
previous arrow
next arrow

Categoria: ,

Covid persistente, uno de cada ocho pacientes sufre las secuelas de la infección

Autor: Nuria Monso

Un nuevo estudio holandés publicado en ‘The Lancet’ señala que la prevalencia del Covid persistente sería en uno de cada ocho infectados, aproximadamente un 12,7%. Si bien la estimación no dista de otros estudios (que indican que la prevalencia podría estar entre un 10 y un 15%), lo particular de esta investigación es que compara la frecuencia o intensidad de los síntomas típicamente relacionados con el coronavirus con los que presenta la población no infectada.

Además, en el caso de los infectados, han podido observar cómo evolucionaron esos síntomas en el tiempo para establecer los más frecuentes en el caso del covid persistente.

La información procede de una investigación sobre Covid-19 vinculada a ‘Lifelines’, un gran estudio de cohorte multigeneracional que incluye a más de 167.000 participantes de la población del norte de los Países Bajos. Los datos recopilados en un periodo de 16 meses proceden de 24 sondeos periódicos con preguntas específicas sobre la covid realizados entre abril de 2020 y julio de 2021.

El estudio, realizado por investigadores de la Universidad de Groninga, compara los datos de 4.231 participantes con covid -diagnosticados por PCR (78,8%) o diagnóstico clínico- y 8.462 participantes no infectados como grupo de control. Los investigadores analizaron la manifestación una veintena de síntomas somáticos que pueden darse en el caso de pacientes covid y su intensidad.

De los adultos que tuvieron la enfermedad, el 21,4% experimentó al menos un síntoma nuevo o de forma más intensa de tres a cinco meses después de confirmar su infección en comparación a antes del diagnóstico, frente al 8,7% de las personas no infectadas valoradas en el mismo período de tiempo. Esto sugiere uno de cada ocho pacientes covid (12,7%) siguen experimentando síntomas a largo plazo.

Si bien las encuestas se realizaron con una frecuencia variable durante esos 16 meses (fueron semanales hasta junio de 2020, pasando a enviarse cada dos semanas hasta agosto de ese año y luego de forma mensual), esto ha permitido controlar en el mismo periodo de tiempo a grupos de infectados y no infectados, de modo que podía observarse la prevalencia de ciertos síntomas en ambos colectivos.

Gracias a que se pudo analizar los síntomas antes y después de la infección por SARS-CoV-2, esto ha permitido identificar, según los autores, los principales síntomas de la covid persistente: dolor torácico, dificultad y dolor para respirar, dolor muscular, pérdida del gusto y el olfato, hormigueo en las extremidades, dolor de garganta, la sensación alterna de calor y frío, pesadez en brazos y/o piernas, y cansancio general. No obstante, los autores reconocen que, desde el comienzo de la recopilación de datos -prácticamente desde el inicio de la pandemia en Europa-, se han identificado como potencialmente relevantes para una definición de covid persistente otros síntomas no incluidos en las encuestas, como la llamada “niebla mental”.

En España, uno de los primeros sondeos sobre covid persistente, realizado por la la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) y la asociación de pacientes Long COVID ACTS, detectó más de 200 posibles síntomas y estableció un primer perfil: una mujer de 43 años con síntomas como la fatiga y dolores de cabeza, además de otros muchos neurológicos, psicológicos, motores o respiratorios. Está previsto repetir esta encuesta, realizada tras la primera ola, para analizar si este perfil ha cambiado con las nuevas variantes y las vacunas, y cómo han evolucionado estos primeros infectados.

Una definición mejorada sobre la covid persistente

“Existe una necesidad urgente de datos que informen de la escala y el alcance de los síntomas a largo plazo experimentados por algunos pacientes después de la enfermedad de covid-19”, destaca Judith Rosmalen, profesora de la Universidad de Groninga y autora principal del estudio holandés. “Sin embargo, la mayoría de las investigaciones anteriores sobre la covid persistente no han analizado la frecuencia de estos síntomas en personas que no han sido diagnosticadas con covid-19 ni han analizado los síntomas de pacientes individuales antes del diagnóstico de covid-19”.

Este método nos permite tener en cuenta los síntomas preexistentes y los síntomas en personas no infectadas para ofrecer una definición de trabajo mejorada sobre la long covid y proporcionar una estimación más fiable de la probabilidad de covid persistente”, defiende Rosmalen.

En España, recientemente, el proyecto Ciberpostcovid, coordina el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), presentó una primera definición de la covid persistente como “un conjunto multiorgánico y variado de manifestaciones y síntomas no atribuibles a otras causas que perduran o fluctúan durante un período mínimo de 3 meses tras la fase de infección aguda de covid-19”.

Dado la variabilidad de expresiones sindrómicas que se han manifestado y que muchas veces los síntomas fluctúan, de momento la definición del ISCIII no se ciñe a síntomas concretos, si bien reconoce que los más frecuentes suelen ser de tipo sistémico, neurocognitivo, pulmonares, cardiorespiratorios, músculo-esqueléticos, neuromusculares, psicológicos y psiquiátricos. Esta definición es el primer paso para identificar factores de riesgo, de protección y la evolución y grado de repercusión en nuestro país.

Intensidad estabilizada a los tres meses

En cuanto al estudio holandés publicado en ‘The Lancet’, los principales síntomas registrados fueron dolor torácico, dificultad para respirar, dolor al respirar, dolor muscular, pérdida del gusto y/u olfato, hormigueo en manos y pies, nudo en la garganta, sensación alterna de frío y calor, pesadez en las extremidades y cansancio general. La severidad de estos síntomas se estabilizó a los tres meses después de la infección, sin que disminuyera su intensidad. Otros síntomas que no aumentaron significativamente de tres a cinco meses después de un diagnóstico de covid-19 incluyeron dolor de cabeza, picazón en los ojos, mareos, dolor de espalda y náuseas.

La primera autora del estudio, Aranka Ballering, señala que “al observar los síntomas en un grupo de control no infectado y en individuos antes y después de la infección por SARS-CoV-2, pudimos explicar los síntomas que pueden haber sido el resultado de aspectos de salud de enfermedades no infecciosas del pandemia, como el estrés causado por las restricciones y la incertidumbre”.

Los autores reconocen algunas limitaciones en el estudio. Por el periodo de los sondeos, solo incluyó pacientes adultos infectados con la variante alfa o anteriores del SARS-CoV-2 y no tiene datos de personas infectadas durante el período en que las variantes delta u omicron causaban la mayoría de las infecciones. Los investigadores también puntualizan que, debido a la infección asintomática, la prevalencia de covid-19 en este estudio podría estar subestimada. Por otro lado, la mayoría de los datos se recopilaron antes de la campaña de vacunación, por lo que la muestra de población vacuna fue demasiado pequeña para analizarla. Otra limitación de este estudio es que se llevó a cabo en una región concreta y no incluyó una población étnicamente diversa.

En opinión de la profesora Rosmalen, “la investigación futura debe incluir síntomas de salud mental (por ejemplo, depresión y síntomas de ansiedad), junto con síntomas posinfecciosos adicionales que no pudimos evaluar en este estudio (como confusión mental, insomnio y malestar posesfuerzo)”.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar también

¿Quieres hablar con nosotros en cabina?

Nuestros Horarios en el Estudio:

9am a 11am | 12m a 1pm | 4 a 5 pm | 5 a 6pm

horario del pacifico