World Wide Credit Experts
Dr. Alberto Chaparro
Sonrisas Bright Dental
Abogado James Millar
Desarrollo Virtual
Dr. Francisco García
FINHABITS
Araujo’s Restaurant
La Gallinita Meat Market
Kisla Gonzales
Imperial Travel
Pathway Insurance Agency
Dr. Francisco Barba
Elías Travel
Abogado Alexander Cross
Latch Quiroprácticos
Abogado Wilson Purves
Ayuda Financial
Daly City Dental Center
Gonzales Dental Care
Alquimia Med Spa
Los Yaquis Restaurant
City Toyota
David Huete
Jorge Brignole
previous arrow
next arrow

Categoria: ,

El peso de mantener en pie a Al-Qaeda y el sanfriento legado de Osama bin Laden

Autor: LA NACION

WASHINGTON.- El asesinato de Al-Zawahiri elimina a la figura que, más que nadie, dio forma a Al-Qaeda, primero como adjunto de Osama bin Laden desde 1998 y luego como su sucesor. Juntos, él y Bin Laden dirigieron las armas del movimiento yihadista hacia Estados Unidos, llevando a cabo el ataque más mortífero jamás perpetrado en suelo estadounidense: los secuestros suicidas del 11 de septiembre de 2001.

Los ataques al World Trade Center y al Pentágono convirtieron a Bin Laden en el enemigo número 1 de Estados Unidos. Pero es probable que nunca hubiera podido llevarlo a cabo sin su ayudante. Bin Laden aportó a Al-Qaeda carisma y dinero, pero Al-Zawahiri aportó las tácticas y las habilidades organizativas necesarias para forjar militantes en una red de células en países de todo el mundo.

FILE - En esta foto de archivo de 1998 facilitada el viernes 19 de marzo de 2004, Ayman al-Zawahiri, a la izquierda, escucha durante una conferencia de prensa con Osama bin Laden en Khost, Afganistán.

FILE – En esta foto de archivo de 1998 facilitada el viernes 19 de marzo de 2004, Ayman al-Zawahiri, a la izquierda, escucha durante una conferencia de prensa con Osama bin Laden en Khost, Afganistán.Mazhar Ali Khan – AP

Su vínculo se forjó a finales de la década de 1980, cuando al-Zawahiri supuestamente trató al millonario saudí Bin Laden en las cuevas de Afganistán mientras los bombardeos soviéticos sacudían las montañas a su alrededor.

Zawahiri, que figuraba en la lista de los terroristas más buscados del FBI, tenía una recompensa de 25 millones de dólares por cualquier información que pudiera servir para matarlo o capturarlo.

Al-Zawhiri y Bin Laden tramaron los atentados del 11-S, que permitieron a muchos estadounidenses conocer por primera vez a Al-Qaeda.

Las fotos de la época mostraban a menudo al médico egipcio con gafas y aspecto apacible sentado al lado de Bin Laden. Al-Zawahiri había fusionado su grupo de militantes egipcios con la Al-Qaeda de Bin Laden en la década de 1990.

Osama bin Laden y Ayman al-Zawahiri en una foto sin fecha.

Osama bin Laden y Ayman al-Zawahiri en una foto sin fecha.Visual News – Getty Images North America

“El fuerte contingente de egipcios aplicó sus conocimientos organizativos, su pericia financiera y su experiencia militar para librar una violenta yihad contra los líderes que los combatientes consideraban no islámicos y sus patrocinadores, especialmente Estados Unidos”, escribió Steven A. Cook para el Consejo de Relaciones Exteriores el año pasado.

Cuando la invasión estadounidense de Afganistán en 2001 derribó el refugio de Al-Qaeda y dispersó, mató y capturó a sus miembros, Al-Zawahiri aseguró la supervivencia de Al-Qaeda. Reconstruyó su liderazgo en la región fronteriza entre Afganistán y Pakistán e instaló a sus aliados como lugartenientes en puestos clave.

También reconfiguró la organización, que pasó de ser un planificador centralizado de atentados terroristas a ser el jefe de una cadena de franquicias. Dirigió el montaje de una red de sucursales autónomas en toda la región, incluyendo Irak, Arabia Saudí, el norte de África, Somalia, Yemen y Asia. A lo largo de la década siguiente, Al-Qaeda inspiró o participó directamente en atentados en todas esas zonas, así como en Europa, Pakistán y Turquía, incluidos los atentados con explosivos en los trenes de Madrid en 2004 y los atentados de tránsito en Londres en 2005.

Más recientemente, la filial de Al-Qaeda en Yemen demostró ser capaz de planear atentados contra suelo estadounidense con un intento de atentado en 2009 contra un avión de pasajeros estadounidense y un intento de atentado con paquetes bomba al año siguiente.

Pero incluso antes de la muerte de Bin Laden, Al-Zawahiri se esforzaba por mantener la relevancia de Al-Qaeda en un Oriente Medio cambiante.

En esta imagen de televisión del canal árabe por satélite Al-Jazeera, Osama bin Laden, a la derecha, escucha mientras su principal lugarteniente Ayman al-Zawahiri habla en un lugar no revelado, en esta imagen realizada a partir de una cinta de vídeo sin fecha emitida por el canal el 15 de abril de 2002.

En esta imagen de televisión del canal árabe por satélite Al-Jazeera, Osama bin Laden, a la derecha, escucha mientras su principal lugarteniente Ayman al-Zawahiri habla en un lugar no revelado, en esta imagen realizada a partir de una cinta de vídeo sin fecha emitida por el canal el 15 de abril de 2002.TEL – APTN

Intentó, con poco éxito, cooptar la ola de levantamientos que se extendió por el mundo árabe a partir de 2011, instando a los islamistas de línea dura a tomar el relevo en las naciones donde habían caído los líderes. Pero aunque los islamistas ganaron protagonismo en muchos lugares, tienen marcadas diferencias ideológicas con Al-Qaeda y rechazan su programa y liderazgo.

No obstante, Al-Zawahiri intentó hacerse pasar por el líder de la Primavera Árabe. Estados Unidos “se enfrenta a una nación islámica que está en revuelta, que se ha levantado de su letargo a un renacimiento de la yihad”, dijo en un vídeo de elogio a Bin Laden, vestido con una túnica y un turbante blancos y con un rifle de asalto apoyado en una pared detrás de él.

Al-Zawahiri era también una figura más divisiva que su predecesor. Muchos militantes describían a Bin Laden, de voz suave, en términos adorables y casi espirituales.

En cambio, Al-Zawahiri era notoriamente punzante y pedante. Se peleaba ideológicamente con los críticos dentro del campo yihadista, y se dedicaba a regañar con el dedo en sus vídeos. Incluso algunas figuras clave de la dirección central de Al-Qaeda se mostraron reticentes, calificándolo de excesivamente controlador, reservado y divisivo.

Al-Zawahiri, máximo dirigente de Al Qaeda, fue asesinado por Estados Unidos el fin de semana en Afganistán.

Al-Zawahiri, máximo dirigente de Al Qaeda, fue asesinado por Estados Unidos el fin de semana en Afganistán.B.K. Bangash – AP

Algunos militantes cuya asociación con Bin Laden era anterior a la de al-Zawahiri siempre lo vieron como un intruso arrogante.

“Nunca he recibido órdenes de al-Zawahiri”, se mofó Fazul Abdullah Mohammed, una de las principales figuras de la red en África Oriental hasta su muerte en 2011, en unas memorias publicadas en Internet en 2009. “No recibimos órdenes de nadie más que de nuestro liderazgo histórico”.

Ha habido rumores de la muerte de al-Zawahiri de forma intermitente durante varios años. Pero en abril apareció un vídeo en el que el líder de Al-Qaeda elogiaba a una mujer musulmana india que había desafiado la prohibición de llevar el hiyab, o pañuelo en la cabeza. Esa grabación fue la primera prueba en meses de que seguía vivo.

Un comunicado del gobierno talibán de Afganistán confirmó el ataque aéreo, pero no mencionó a Al-Zawahiri ni a ninguna otra víctima.

Dijo que “condena enérgicamente este ataque y lo califica de clara violación de los principios internacionales y del Acuerdo de Doha”, el pacto de 2020 entre Estados Unidos y los talibanes que condujo a la retirada de las fuerzas estadounidenses.

Agencia AP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Relacionadas
Te puede interesar también

¿Quieres hablar con nosotros en cabina?

Nuestros Horarios en el Estudio:

9am a 11am | 12m a 1pm | 4 a 5 pm | 5 a 6pm

horario del pacifico