Sonrisas Bright Dental
Araujo’s Restaurant
Ayuda Financial
World Wide Credit Experts
Dr. Francisco García
Dr. Francisco Barba
Abogado James Millar
Jorge Brignole
David Huete
Latch Quiroprácticos
La Gallinita Meat Market
Elías Travel
Desarrollo Virtual
Imperial Travel
Dr. Alberto Chaparro
Pathway Insurance Agency
Kisla Gonzales
Abogado Alexander Cross
Daly City Dental Center
Alquimia Med Spa
City Toyota
Gonzales Dental Care
Abogado Wilson Purves
Los Yaquis Restaurant
previous arrow
next arrow

Categoria: ,

Política, fe y vacunación: el rechazo de los evangélicos blancos a las vacunas podría prolongar la pandemia

Autor: Administrador

Millones de adultos blancos evangélicos en Estados Unidos no tienen intención de vacunarse contra la COVID-19. En su decisión influyen los principios de la fe y la desconfianza en la ciencia.

Credit…Allison Zaucha para The New York Times

Stephanie Nana, una cristiana evangélica de Edmond, Oklahoma, se negó a recibir una vacuna contra la COVID-19 porque creía que contenía “tejido celular de abortos”.

Nathan French, quien dirige un ministerio aconfesional en Tacoma, Washington, dijo que recibió un mensaje divino de que Dios era el sanador y libertador supremo: “La vacuna no es la salvadora”.

Lauri Armstrong, una nutricionista creyente en la Biblia a las afueras de Dallas, dijo que no necesitaba la vacuna porque Dios diseñó el cuerpo para curarse a sí mismo, si se le daban los nutrientes adecuados. Más que eso, dijo, “sería la voluntad de Dios si estoy aquí o si no estoy aquí”.

Las convicciones espirituales profundamente arraigadas o los argumentos contrafácticos pueden variar. Pero dentro del Estados Unidos blanco y evangélico, las razones para no vacunarse se han extendido tan rápidamente como el virus que los funcionarios de salud pública esperan vencer mediante la inmunidad de grupo.

La oposición tiene sus raíces en una mezcla de fe religiosa y una antigua desconfianza hacia la ciencia convencional, y se ve alimentada por una desconfianza cultural más amplia hacia las instituciones y la gravitación hacia las teorías de conspiración que están en línea. El tamaño de la comunidad plantea un problema importante para la capacidad del país de recuperarse de una pandemia que ha causado la muerte de medio millón de estadounidenses. Y las ideas e instintos evangélicos tienen una forma de extenderse, incluso a nivel internacional.

Hay unos 41 millones de adultos evangélicos blancos en Estados Unidos. Cerca del 45 por ciento dijo a finales de febrero que no se vacunaría contra la COVID-19, lo que los convierte en uno de los grupos demográficos menos propensos a hacerlo, según el Centro de Investigación Pew.

“Si no conseguimos que un número significativo de evangélicos blancos se den cuenta de esto, la pandemia va a durar mucho más de lo necesario”, dijo Jamie Aten, fundador y director ejecutivo del Instituto de Desastres Humanitarios del Wheaton College, una institución evangélica de Illinois.

A medida que las vacunas están más disponibles y se desarrollan variantes de virus preocupantes, el problema adquiere una nueva urgencia. En general, un número considerable de estadounidenses se resiste a vacunarse, pero los evangélicos blancos presentan desafíos únicos debido a su compleja red de objeciones morales, médicas y políticas. El reto se complica aún más por la desconfianza de larga data entre los evangélicos y la comunidad científica.

“¿Diría que todas las agencias de salud pública tienen la información que necesitan para responder a sus preguntas y preocupaciones? Probablemente no”, dijo Julie Morita, vicepresidenta ejecutiva de la Fundación Robert Wood Johnson y excomisionada de salud pública de Chicago.

No se dispone de datos claros sobre la indecisión ante las vacunas entre los evangélicos de otros grupos raciales. Pero el razonamiento religioso suele extenderse más allá de las iglesias blancas.

Image

Credit…Chip Somodevilla/Getty Images

Muchos pastores conservadores de alto perfil y líderes institucionales han respaldado las vacunas. Franklin Graham dijo a sus 9,6 millones de seguidores en Facebook que Jesús abogaría por la vacunación. El pastor Robert Jeffress la elogió desde una perspectiva antiabortista en Fox News. (“Hablamos de que la vida dentro del útero es un regalo de Dios. Pues bien, la vida fuera del vientre materno también es un regalo de Dios”). El presidente de la Convención Bautista del Sur, J. D. Greear, tuiteó una foto suya mientras recibía una inyección.

Pero otras voces influyentes en el extenso movimiento transdenominacional, especialmente las que han ganado su estatura a través de la fama mediática, han sembrado los temores. Gene Bailey, presentador de un programa de entrevistas centrado en las profecías en el Victory Channel, advirtió a su audiencia en marzo que el gobierno y las “entidades globalistas” van a “usar bayonetas y prisiones para meter a la fuerza una aguja en tu brazo”. En un post de TikTok, ahora borrado, de la cuenta de una influencer evangélica que cuenta con más de 900.000 seguidores, dramatizó el hecho de ser asesinada por las autoridades por rechazar la vacuna.

Simone Gold, una prominente escéptica de la COVID-19 que fue acusada de entrada violenta y conducta desordenada en el asedio al Capitolio del 6 de enero, dijo a una congregación evangélica en Florida que estaban en peligro de ser “coaccionados a tomar un agente biológico experimental”.

El presentador de radio evangélico Eric Metaxas escribió “No se vacunen” en un tuit el 28 de marzo ahora borrado. “Pásalo”, escribió.

Algunos evangélicos creen que cualquier restricción por la covid —incluyendo los mandatos de usar mascarilla y las restricciones a asistir a la iglesia en persona— constituye una opresión.

Y algunos se han animado por lo que ven como una batalla entre la fe y el miedo, y la libertad y la persecución.

“El miedo es el poder motivador detrás de todo esto, y el miedo es lo contrario de lo que es Dios”, dijo Teresa Beukers, quien viaja por California en una casa rodante. “Me opongo violentamente al miedo”.

Beukers prevé graves consecuencias políticas y sociales por resistirse a la vacuna, pero está decidida a hacerlo. Dejó su puesto en Trader Joe’s cuando la empresa insistió en que llevara una mascarilla en el trabajo. Su hijo, dijo, fue expulsado del equipo de fútbol americano de su universidad comunitaria por negarse a los protocolos de pruebas de covid.

“Adelante, métannos en el foso de los leones, adelante, métannos en el horno”, dijo, refiriéndose a dos historias bíblicas en las que el pueblo de Dios sobrevivió milagrosamente a la persecución tras negarse a someterse a poderes temporales.

Y añadió que Jesús rompió las leyes de pureza ritual al relacionarse con los leprosos. “Podemos comparar eso con las personas que no están vacunadas”, dijo. “Si se les expulsa, tendrán que vivir en sus propias colonias”.

Una preocupación muy extendida entre los evangélicos es la relación de las vacunas con el aborto. En realidad, la conexión es remota: algunas de las vacunas fueron desarrolladas y probadas utilizando células derivadas del tejido fetal de abortos electivos que tuvieron lugar hace décadas.

Las vacunas no incluyen tejido fetal, y no se requieren más abortos para fabricarlas. Sin embargo, el núcleo de una conexión ha hecho metástasis en línea en falsos rumores sobre restos humanos o ADN fetal como ingrediente de las vacunas.

Algunos evangélicos ven la vacuna como un resultado redentor para el feto original abortado.

Image

Credit…Vatican Media

Algunos obispos católicos también han expresado su preocupación por el vínculo con el aborto. Pero el Vaticano ha concluido que las vacunas son “moralmente aceptables”, y ha enfatizado el peligro inmediato que supone el virus. Solo el 22 por ciento de los católicos en Estados Unidos dicen que no se vacunarán, menos de la mitad de la proporción de evangélicos blancos que dicen eso.

Los evangélicos blancos que no piensan vacunarse dicen a veces que no ven la necesidad, porque no se sienten en riesgo. Las tasas de mortalidad por COVID-19 han sido aproximadamente el doble para los negros, hispanos y nativos estadounidenses que para los blancos.

Los pastores blancos han permanecido en gran medida callados. Esto se debe en parte a que el recelo entre los cristianos conservadores blancos no es sólo médico, sino también político. Si los pastores blancos animan directamente a la vacunación, dijo Aten, “hay gente en los bancos de la iglesia que sentirá que acabas de atacar a su partido político, y tal vez toda su visión del mundo”.

Morita, de la Fundación Robert Wood Johnson, dijo que el método para llegar a los evangélicos blancos es similar al de crear confianza en las vacunas en otros grupos: escuchar sus preocupaciones y preguntas, y luego proporcionar información que puedan entender de personas en las que confíen.

Pero una campaña de educación pública por sí sola puede no ser suficiente.

En el último siglo se ha producido un “cambio radical” en la forma en que los cristianos evangélicos ven la ciencia, un cambio que tiene su origen en gran medida en los debates sobre la evolución y la secularización de la academia, dijo Elaine Ecklund, profesora de sociología y directora del Programa de Religión y Vida Pública de la Universidad de Rice.

El problema tiene dos vertientes, según ella: la comunidad científica no ha sido tan amable con los evangélicos, y la comunidad religiosa no ha animado a sus seguidores a seguir carreras científicas.

La desconfianza hacia los científicos se ha convertido en parte de la identidad cultural, de lo que significa ser blanco y evangélico en Estados Unidos, dijo.

Por razones ligeramente diferentes, la desconfianza es a veces compartida por los cristianos asiáticos, hispanos y negros, que son escépticos de que los hospitales y los profesionales médicos sean sensibles a sus preocupaciones, dijo Ecklund.

“Estamos viendo algunas de las implicaciones de las desigualdades en la ciencia”, dijo. “Esto es una enorme advertencia del hecho de que no tenemos una fuerza de trabajo científica más diversa, religiosa y racialmente”.

Entre los evangélicos, los cristianos pentecostales y carismáticos pueden ser particularmente cautelosos con la vacuna, en parte porque su tradición históricamente enfatiza la salud divina y la curación milagrosa en formas que pueden rivalizar con la medicina tradicional, dijo Erica Ramirez, estudiosa del pentecostalismo y directora de investigación aplicada en el Seminario de Auburn. Las iglesias carismáticas también atraen a una proporción significativa de cristianos negros e hispanos.

Ramírez compara el pentecostalismo moderno con Goop, de Gwyneth Paltrow, con el énfasis de la marca en el “bienestar” y la “energía” que enfurece a algunos científicos: “Es extramédico”, dice. “No es antimédico, pero descentraliza la medicina”.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos y el doctor Anthony Fauci no van a poder persuadir a los evangélicos, según Curtis Chang, profesor consultor de la Duke Divinity School que dirige un proyecto de divulgación para educar a los evangélicos sobre la vacuna.

El proyecto incluye una serie de videos breves y compartibles para pastores, en los que se responde a preguntas como: “¿Cómo pueden los cristianos detectar las noticias falsas sobre la vacuna?” y “¿Es la vacuna la marca de la bestia?”. Esta última se refiere a una teoría apocalíptica según la cual el Anticristo impondrá su signo a todos en el fin del mundo.

Estas son preguntas que las entidades de salud pública seculares no están equipadas para responder, dijo. “El problema aún más profundo es que los evangélicos blancos ni siquiera están en su radar”.

Chang dijo que recientemente habló con un colega en Uganda, cuyo hospital había recibido 5000 dosis de vacunas, pero solo había podido administrar unas 400, debido a la indecisión de la población, fuertemente evangélica.

“La forma en que los evangélicos estadounidenses piensan, escriben y sienten sobre los temas se replica rápidamente en todo el mundo”, dijo.

En este momento crítico, incluso los pastores luchan por saber cómo llegar a sus rebaños. Joel Rainey, que dirige la Covenant Church en Shepherdstown, Virginia Occidental, dijo que varios colegas se vieron expulsados de sus iglesias después de promover directrices de salud y vacunación.

La política ha ido moldeando cada vez más la fe entre los evangélicos blancos, y no al revés, dijo. La influencia de los pastores en sus iglesias está disminuyendo. “Tienen a su gente durante una hora, y Sean Hannity los tiene durante las siguientes 20”, dijo.

Rainey ayudó a su propia congregación bautista del sur a adelantarse a la información falsa al entrevistar en público a expertos médicos: un coronel jubilado especializado en enfermedades infecciosas, un miembro de la iglesia que es analista de gestión logística de Walter Reed y una persona mayor de la iglesia que es enfermero del Departamento de Asuntos de Veteranos.

En el escenario del culto, frente a la batería de la banda de alabanza, les hizo “todas las preguntas que un seguidor de Jesús podría tener”, dijo después.

“Es necesario que los pastores instruyan a su gente que no siempre tenemos que ser adversarios de la cultura que nos rodea”, dijo. “Creemos que Jesús murió por esas personas, así que ¿por qué razón absurda tendríamos que verlas como adversarias?”.

Elizabeth Dias cubre fe y política desde Washington. Antes cubrió temas similares para la revista Time. @elizabethjdias

Ruth Graham es una corresponsal nacional que cubre la religión, la fe y los valores. Anteriormente reportó sobre religión para Slate. @publicroad


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Relacionadas
¿Cuantos en Linea?

Visitantes en linea – 372:
Usuarios – 0
Invitados – 234
Robots – 138

Te puede interesar también

¿Quieres hablar con nosotros en cabina?

Nuestros Horarios en el Estudio:

9am a 11am | 12m a 1pm | 4 a 5 pm | 5 a 6pm

horario del pacifico