Dr. Francisco Barba
Daly City Dental Center
Jorge Brignole
Latch Quiroprácticos
Gonzales Dental Care
Imperial Travel
Alquimia Med Spa
Dr. Francisco García
Abogado Wilson Purves
Ayuda Financial
Los Yaquis Restaurant
World Wide Credit Experts
Desarrollo Virtual
David Huete
FINHABITS
Dr. Alberto Chaparro
Kisla Gonzales
City Toyota
Pathway Insurance Agency
Araujo’s Restaurant
Elías Travel
Abogado James Millar
Abogado Alexander Cross
Sonrisas Bright Dental
La Gallinita Meat Market
previous arrow
next arrow

‘The Batman’: así es el oscuro señor de la noche de Robert Pattinson, por Quim Casas

Autor: Quim Casas

Después de que Ben Affleck declinara dirigir y protagonizar ‘The Batman’, un proyecto que se remonta a 2015, Matt Reeves, antiguo socio de J. J. Abrams y revitalizador de la franquicia de ‘El planeta de los simios’, asumió la realización, modificó el guion, desligó al personaje de toda conexión con la Liga de la Justicia y decidió centrarse en la lucha contra el crimen y la corrupción de Gotham. El nuevo Batman encarnado por Robert Pattinson lleva, como él mismo dice, dos años de noches combatiendo a delincuentes y psicópatas. Este es un filme oscuro y casi realista, un ‘thriller’ macabro antes que un relato tradicional de superhéroes. Planteamos a continuación los cinco elementos clave para adentrarse en el fascinante y oscuro mundo del nuevo señor de la noche cinematográfico.

‘The Batman’ presenta a una Catwoman con muchas más aristas de las vistas en el segundo filme de Tim Burton, ‘Batman vuelve’ (1992), donde la encarnó una Michelle Pfeiffer vestida como si fuera Musidora, la heroína de los seriales franceses, o en la película consagrada al personaje, ‘Catwoman’ (2004), con Halle Berry. Como esta, Zoë Kravitz es negra. Le otorga a Selina Kyle rasgos y tensión más dramáticos, sobre todo en lo que atañe a su pasado y la identidad de su madre y de su padre, y con una sencilla y minimalista máscara a lo Fantômas se convierte en la ágil y agresiva mujer gato.

Si Kravitz, en el papel de la antagonista que se siente atraída por Batman, es reconocible en todos los planos en los que aparece, la presencia de Paul Dano y Colin Farrell como los dos villanos de la función es más intuida que otra cosa. El primero aparece escondido en una máscara verde y unas grandes gafas en el papel de Enigma, el obseso de los acertijos y del caos, mientras que el segundo resulta irreconocible bajo las capas de maquillaje y prótesis que lleva encima para dar vida a Oz Cobblepot, uno de los esbirros de Carmine Falcone y futuro Pingüino. John Turturro parece recién salido de una película realista sobre mafiosos en el papel de Falcone.

Jim Gordon y Alfred Pennyworth son dos pilares tanto para Batman como para Bruce Wayne. Por primera vez, Gordon es un policía de raza negra, lo que no aporta muchas otras consideraciones. El actor que lo interpreta, Jeffrey Wright, declaró recientemente -tras despertarse la enésima y absurda polémica por este cambio- que “nada de lo que es y representa Gordon requiere u obliga a que sea blanco”.

Gordon es aquí un teniente honesto e insobornable; le faltan años para convertirse en el comisario de policía de Gotham. Igual de honesto y leal sigue siendo Alfred, el mayordomo, asesor y confidente de Bruce Wayne; en definitiva, su protector. Lo encarna Andy Serkis, que ya había trabajado previamente con Reeves en ‘El amanecer del planeta de los simios’ (2014) y ‘La guerra del planeta de los simios’ (2017): a través de la captura de su imagen se configuraron los rasgos digitales del antropoide César. Alfred cuida de Bruce como antes había cuidado de sus padres. En un momento del filme revela su pasado en el Circus, que es el nombre otorgado al servicio de inteligencia británico por parte de John le Carré en sus novelas protagonizadas por George Smiley.

En la ciudad de Gotham presentada en el filme, nadie, absolutamente nadie, es de fiar. El alcalde, el comisario de policía y el fiscal del distrito son corruptos. Están al servicio del mafioso Carmine Falcone, se colocan en su club, hacen la vista gorda y aceptan sobornos de no menos de 10.000 euros mensuales. Uno de los matones que trabajan en el club es también agente de policía. Batman y el teniente Gordon intentan destruir la tupida red criminal mientras buscan al asesino Enigma. El modelo en el que se ha inspirado Reeves es sin duda alguna el de los ‘thrillers’ de Sidney Lumet que hurgaban en las mismas miserias del sistema, la corrupción del cuerpo policial en ‘Serpico’ (1973), ‘El príncipe de la ciudad’ (1981), ‘Distrito 34: corrupción total’ (1990) y ‘La noche cae sobre Manhattan’ (1996), o las maquinaciones políticas en ‘Power (Poder)’ (1986).

De manera más oscura y casi nihilista, ‘The Batman’ escarba en los sombríos recovecos del poder institucionalizado. No es nuevo, ya que el personaje de Falcone resultaba vital en los cómics ‘Batman, año uno’ (1988), de Frank Miller y David Mazzucchelli, y ‘El largo Halloween’ (1996-1997), de Jeph Loeb y Tim Sale, pero casa a la perfección en la nueva visión que Reeves ha querido dar del hombre murciélago.

La otra gran influencia de ‘The Batman’ es ‘Seven’ (1995), el ‘thriller’ escabroso de David Fincher en el que un psicópata anónimo, apodado John Doe (Kevin Spacey), liquida a sus víctimas siguiendo las escenificaciones macabras de los siete pecados capitales, a la vez que juega maquiavélicamente con los dos policías que le persiguen, Morgan Freeman y Brad Pitt. Enigma, tan siniestro como el asesino de ‘Seven’, juega también a placer con Batman y Gordon. Sus crímenes son tan sofisticados como virulentos, así como ingeniosas y perversas son las pruebas que va desperdigando aquí y allá. La puesta en escena de Reeves está en consonancia con la de Fincher al mostrar los descubrimientos de los cadáveres o el apartamento lleno de archivadores y libros con códigos cifrados de Enigma. Hay un lado siniestro en la franquicia Batman, tanto en tebeos como en películas, y ‘The Batman’ lo explota a conciencia.

Noticias relacionadas

Visualmente, el filme de Reeves es de los más coherentes con el lado oscuro del personaje de Batman. Al principio de la película asegura que los delincuentes creen que él se esconde en las sombras, “pero yo soy las sombras”, dice. Utiliza el miedo como un arma más a través de su portentosa y regia figura enmascarada y con la ‘batseñal’ que surca los cielos de una ciudad de Gotham sempiternamente de noche, infundiendo terror en los criminales antes de que él mismo llegue a aparecer. Hay muy pocos planos con luz de día en la cinta, de imprescindible visionado en sala de cine. Batman es el señor de las sombras y de la oscuridad, inflexible y granítico. Cuando se quita la careta de justiciero, Bruce Wayne sigue siendo una máscara inexpresiva, con una sombra negra debajo de los ojos que le asemeja al torturado héroe de una película expresionista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar también

¿Quieres hablar con nosotros en cabina?

Nuestros Horarios en el Estudio:

9am a 11am | 12m a 1pm | 4 a 5 pm | 5 a 6pm

horario del pacifico