Abogado James Millar
Abogado Wilson Purves
Daly City Dental Center
Dr. Francisco Barba
FINHABITS
City Toyota
Imperial Travel
La Gallinita Meat Market
Los Yaquis Restaurant
Kisla Gonzales
Pathway Insurance Agency
Gonzales Dental Care
Abogado Alexander Cross
Jorge Brignole
Ayuda Financial
Alquimia Med Spa
World Wide Credit Experts
Latch Quiroprácticos
Desarrollo Virtual
Dr. Alberto Chaparro
Elías Travel
Araujo’s Restaurant
Dr. Francisco García
David Huete
Sonrisas Bright Dental
previous arrow
next arrow

Categoria: ,

Ucranianos que huyen de la guerra no consiguen permisos de trabajo en EEUU

Autor: Jeff Gammage The Philadelphia Inquirer

Philadelphia — Liliia Kravtsova huyó de la ciudad portuaria ucraniana de Odesa cuando explotaron las bombas y murió gente, dejando atrás su bufete de abogados y buscando seguridad en Estados Unidos.

No es abogada en este país, en donde vive con una tía, un tío y un primo en Huntingdon Valley. De hecho, no trabaja en absoluto: no se lo permiten. Pasarán meses antes de que consiga un permiso oficial del gobierno para aceptar un trabajo.

“La gente se ve obligada a buscar trabajo ilegal”, dijo Kravtsova, de 28 años, que llegó aquí en mayo, “y se enfrenta a muchos riesgos”.

Liliia Kravtsova, de Odesa, fotografiada en Warminster, Pennsylvania, el 20 de julio de 2022. Huyó de la guerra en su tierra natal, Ucrania, y ahora vive con familiares en EEUU y busca permiso para trabajar en este país. (ELIZABETH ROBERTSON/The Philadelphia Inquirer/TNS)

El problema es simple, sus ramificaciones enormes: ucranianos como Kravtsova son acogidos en Estados Unidos en medio de la destrucción de la invasión rusa y luego atrapados esperando autorizaciones de trabajo que les permitan mantenerse.

Esto ha dejado a la gente luchando para pagar la comida y la vivienda, tensando sus relaciones con amigos y familiares que nunca imaginaron acoger a personas dependientes a largo plazo. Ha hecho imposible que los recién llegados envíen dinero para ayudar a sus familias en la zona de guerra, ha alejado a los trabajadores de los empleadores que están desesperados por contratar y ha privado a los gobiernos locales, estatales y federales de ingresos fiscales en un momento de pandemia interminable.

También impide que los inmigrantes ucranianos se incorporen más plenamente a la vida estadounidense en un momento en el que parece que muchos tendrán que quedarse más tiempo del que pretendían.

“La gente está pidiendo algo de ayuda”, dijo la abogada de inmigración de New York Olha Khomyak, líder de un nuevo grupo de trabajo voluntario sobre inmigración para Ucrania que se ha centrado en el tema. “Los ucranianos necesitan esta autorización no dentro de ocho o diez meses, la necesitan ahora”.

Algunos ucranianos han aceptado trabajos no regulados y remunerados en efectivo. Eso los deja vulnerables a la explotación, dijeron los abogados, y, si se descubre, puede perjudicar sus posibilidades de conseguir un estatus migratorio legal más adelante.

EEUU facilitará arribo de ucranianos que huyen de la guerra ]

Nadie cree que el Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS), la agencia federal que tramita los permisos de trabajo, esté retrasando deliberadamente el proceso. Pero USCIS y otras ramas del sistema de inmigración se enfrentan a retrasos sin precedentes.

Un portavoz de USCIS dijo que la agencia estaba trabajando para responder a una solicitud de comentarios.

Más de 1.5 millones de solicitudes de permisos de trabajo estaban pendientes a finales de 2021, de acuerdo con la agencia. El total de solicitudes pendientes para todos los servicios de USCIS se disparó 66 por ciento en tres años, pasando de 5.7 millones en septiembre de 2019 a 9.5 millones en febrero de este año, de acuerdo con el Instituto de Política Migratoria (MPI) en Washington.

“USCIS siempre ha tenido su cuota de problemas de retraso”, le escribió la Defensora del Pueblo de la agencia, Phyllis Coven, al Congreso el mes pasado, “pero ninguno tan grave en la memoria reciente como los que enfrenta actualmente”.

El nuevo presupuesto federal destina millones de dólares a reducir los retrasos, un impacto que aún no se ha notado.

En la actualidad, la espera promedio para obtener un permiso de trabajo es de ocho a diez meses. Eso significa que incluso los ucranianos que llegaron cuando Estados Unidos empezó a abrir sus puertas podrían seguir esperando el año que viene.

Cerca del 90 por ciento de los recién llegados son mujeres y niños. Los defensores temen que algunas mujeres se vean obligadas a hacer “lo que sea para conseguir dinero, y a veces eso significa hacer cosas en las que odiamos pensar”, dijo Anne Smith, una abogada de inmigración en Washington que actúa como directora de políticas del grupo de trabajo.

El grupo, compuesto por un centenar de abogados y grupos sin ánimo de lucro, quiere que la administración Biden actúe rápidamente para ayudar a los ucranianos, muchos de los cuales escaparon sin nada.

En la actualidad, Estados Unidos le ofrece refugio a unos 180,000 ucranianos, una cifra importante en términos de inmigración reciente, y apenas una onda entre los 9.1 millones que han huido de una guerra que ha provocado la mayor crisis humanitaria en Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

El programa “Unidos por Ucrania” de la administración Biden, anunciado en abril, permite que hasta 100,000 ucranianos vengan a vivir con familiares y patrocinadores y puedan obtener permisos de trabajo. En marzo, la Casa Blanca le concedió el Estatus de Protección Temporal a los ucranianos que ya se encontraban en Estados Unidos, impidiendo su deportación y ofreciendo autorizaciones de trabajo a un máximo de 59,600 personas.

¿Por qué importa el término genocidio en guerra en Ucrania? ]

Estados Unidos también admitió a 20,000 ucranianos que llegaron a la frontera sur antes de ponerle fin a esa práctica a finales de abril.

Ricky Palladino, de inmigración de Philadelphia, dijo que ninguno de sus clientes ucranianos está recibiendo autorizaciones de trabajo.

“No sabemos cuánto tiempo va a tardar”, dijo Palladino. “Seis meses, nueve meses, simplemente no lo sabemos”.

A medida que la guerra se arrastra hacia su sexto mes sin resolución a la vista, más ucranianos se dan cuenta de que pueden necesitar quedarse y empezar de nuevo en este país.

Valentyn Khimchuk y su novia, Roksolana Tokarevych, ambos de 21 años, quieren volver a Ucrania, pero la guerra hace imposible los planes. Llegaron a Estados Unidos el 8 de julio, instalándose en la casa de un tío en el noreste de Philadelphia. Seis días después solicitaron el permiso de trabajo.

Valentyn Khimchuk y su novia, Roksolana Tokarevych, a la izquierda, ambos de 21 años, frente a la casa de un tío en el noreste de Philadelphia el martes 19 de julio de 2022. Khimchuk y Tokarevych llegaron a EEUU desde Ucrania el 8 de julio. Seis días después solicitaron permisos de trabajo. (HEATHER KHALIFA/The Philadelphia Inquirer/TNS)

“Oímos que será más de medio año”, dijo Valentyn.

Trabajan a distancia para una empresa ucraniana diseñando software, pero dicen que esos empleos no durarán, y quieren cumplir con todas las leyes fiscales y de inmigración de Estados Unidos.

“Tenemos algunos ahorros”, dijo Khimchuk. “Pero necesitamos tener un permiso de trabajo para trabajar en Estados Unidos para una empresa estadounidense”.

Rusia invadió el país el 24 de febrero. De marzo a junio, más de 71,000 ucranianos llegaron a este país, y hasta el mes pasado se había aprobado el viaje de otros 23,000, de acuerdo con el Departamento de Seguridad Nacional. Son pocos los que han recibido permiso para trabajar en un momento en que Estados Unidos tiene 11.3 millones de puestos de trabajo y 5.9 millones de parados, casi el doble de puestos disponibles que de personas para cubrirlos.

“Vienen aquí y dicen: ‘¿Por qué no puedo trabajar?’”, dijo el abogado Khomyak. “Los ucranianos son gente muy trabajadora. No quieren depender de nadie”.

Smith, el director de políticas, dijo que el grupo de trabajo sugiere una solución sencilla.

Actualmente, los recién llegados que solicitan la autorización de empleo reciben un correo electrónico de respuesta automática. Esa respuesta podría ajustarse para incluir un permiso de trabajo temporal, dijo Smith. El permiso podría servir como prueba legal mientras USCIS procesa la solicitud formal.

“¿Por qué lo hacemos tan difícil?”, dijo Smith. “¿Por qué hacemos tan difícil algo que es beneficioso para todos?”.

Kravtsova, la abogada de Odesa, huyó mientras los buques de guerra rusos se alzaban en el horizonte del Mar Negro.

Su trabajo desapareció en la guerra y sus ahorros se estaban agotando. Se fue a Hungría, luego a Israel y a Polonia, y llegó aquí cuando sus familiares en Estados Unidos le ofrecieron patrocinio y un lugar en donde quedarse.

Llegó el 24 de mayo, contando con encontrar rápidamente un trabajo para mantenerse, ayudar a sus familiares en Ucrania y hacer donaciones al ejército.

“Envié mi solicitud, pero no tengo la autorización de trabajo”, dijo. “Sé que no puedo ser abogada, pero quiero tener un trabajo cualificado. Es muy importante para mí”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar también

¿Quieres hablar con nosotros en cabina?

Nuestros Horarios en el Estudio:

9am a 11am | 12m a 1pm | 4 a 5 pm | 5 a 6pm

horario del pacifico