Abogado Wilson Purves
Dr. Francisco García
Abogado Alexander Cross
Ayuda Financial
City Toyota
Latch Quiroprácticos
World Wide Credit Experts
Dr. Francisco Barba
Desarrollo Virtual
Kisla Gonzales
Jorge Brignole
La Gallinita Meat Market
Dr. Alberto Chaparro
Pathway Insurance Agency
Elías Travel
FINHABITS
David Huete
Abogado James Millar
Alquimia Med Spa
Daly City Dental Center
Gonzales Dental Care
Imperial Travel
Los Yaquis Restaurant
Araujo’s Restaurant
Sonrisas Bright Dental
previous arrow
next arrow

Categoria:

Cómo la Scuderia Ferrari está reviviendo sus mejores días en la Fórmula 1 gracias a Charles Leclerc y Carlos Sainz

Autor: Tom Lamont

En el hangar, donde renuevan y acicalan modelos clásicos, le pregunto sobre la primera impresión que tuvo del complejo cuando era niño. Se imaginó la magia de Willy Wonka y a laboriosos Umpalumpas por todas partes. ¿Está su yo adulto decepcionado? Con un gesto de los brazos, Leclerc señala su entorno: costureras cosiendo antiguos asientos de piel, un descapotable valorado en ocho millones desmontado pieza por pieza y con un motor completamente nuevo. Los empleados, Wonkas y Umpalumpas todos, ayudan a convertir ideas improbables en algo tangible. “Es mucho más de lo que me había imaginado”, dice.

Durante mi visita a Maranello, los publicistas de Ferrari dejaron claro que no permitirían preguntas sobre posibles lesiones o muerte en la pista. Pero ahora, en el garaje, Leclerc saca el tema prohibido para explicar mejor lo mucho que disfruta estando aquí. Su madre lo llama a veces por teléfono, asustada, dice Leclerc. Aquel amigo de la familia, el padrino de Charles y la persona que lo trajo por primera vez a Maranello, era un joven aprendiz llamado Jules Bianchi que se convirtió en piloto de F1, pero que murió en un accidente en 2014, a los 25 años.

Arthur, el hermano pequeño de Leclerc, también es piloto. La familia ha estado —y continúa estando— expuesta al riesgo. El interés por la F1 suele ser mayor al principio, cuando las colisiones son más comunes. Después sube y baja en función de cuándo se informa de los accidentes en las redes sociales. Netflix, que trata a los pilotos como personas reales y con familias reales, sigue destacando las colisiones y las emite a cámara lenta. ¿Los Ferraris tienen gracia alguna vez? Para los padres, no; para los socios, tampoco.

“Para mi madre es muy duro”, dice Leclerc. “Ya no sé qué decirle, más allá de que me encanta lo que hago. No hay nada que pueda decirle para que se sienta mejor. Tampoco le voy a decir que tendré cuidado porque no sería cierto. Siempre doy lo mejor que tengo, lo que haga falta. Ella
sabe que es un deporte peligroso. Es muchísimo más seguro ahora que antes, pero sigue siendo un deporte arriesgado”. Leclerc dibuja una sonrisa incongruente. Veo un leve destello de pirata en un ojo. “Ella sabe”, dice, “que cuando me monto en un coche, soy feliz de verdad”.


La tormenta Amaina y el cielo sobre Maranello se despeja a tiempo para mostrar un espectacular atardecer. Con ciaos y apretones de manos, Leclerc y Sainz se dirigen al aparcamiento. Si tuvieran problemas para dormir, siempre pueden relajarse imaginándose que completan vueltas en un circuito de F1 y viendo sus abreviados apellidos, LEC y SAI, subir y bajar en marcadores ficticios. Por la mañana volverán a reunirse con el equipo de management en el aeropuerto de Bolonia para subirse a un jet privado rumbo a la próxima carrera.

Dejaré Italia desde el mismo aeropuerto, a la misma hora, pero llego allí antes que nadie tras un vigorizante trayecto en coche. El taxista maneja el volante con una mano mientras habla por teléfono con la otra, con esa mezcla artesanal de poco freno y mucha velocidad que ya considero una desafiante exquisitez local. Lo último que veo en el espejo retrovisor del coche es la torre de la iglesia de Maranello, al cura de Ferrari Land y las campanas esperando para tañer de nuevo. En el vestíbulo del aeropuerto, hay una tienda de Ferrari con varios maniquíes en el escaparate. Todos llevan una bomber de la marca y miran en dirección de las pistas. Parece que ellos también estén conteniendo la respiración. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar también

¿Quieres hablar con nosotros en cabina?

Nuestros Horarios en el Estudio:

9am a 11am | 12m a 1pm | 4 a 5 pm | 5 a 6pm

horario del pacifico