World Wide Credit Experts
Imperial Travel
Abogado Wilson Purves
Araujo’s Restaurant
Alquimia Med Spa
Gonzales Dental Care
Abogado Alexander Cross
Dr. Francisco García
Kisla Gonzales
Latch Quiroprácticos
Elías Travel
David Huete
Daly City Dental Center
Dr. Alberto Chaparro
Sonrisas Bright Dental
Ayuda Financial
La Gallinita Meat Market
Dr. Francisco Barba
Desarrollo Virtual
Abogado James Millar
FINHABITS
Pathway Insurance Agency
City Toyota
Jorge Brignole
Los Yaquis Restaurant
previous arrow
next arrow

Categoria:

Por qué los latinos votan cada vez más por el Partido Republicano

Autor: CNN
Hispano busca conseguir más votos para reelegir a Trump 3:32

Nota del editor: Justin Gest es profesor asociado en la Escuela de Política y Gobierno de la Universidad George Mason. Es autor de seis libros sobre inmigración y cambio demográfico, entre ellos “Majority Minority“, que se publica en marzo de 2022.

(CNN) — Puede que estemos presenciando un punto de inflexión crítico en la política latina de Estados Unidos.

A diferencia de la forma monolítica en que los tratan muchos estadounidenses, los latinos siempre han sido muy diversos: económicamente, culturalmente y en sus orígenes étnicos y nacionales. Pero, políticamente hablando, eran confiablemente demócratas.

Puede que eso ya no sea cierto. En una época en la que la política conservadora es muy nacionalista y está consumida por un sentimiento de amenaza cultural, varias encuestas nuevas muestran que los votantes latinos son cada vez más republicanos.

Pero esta tendencia puede tener que ver menos con cómo los latinos ven a los partidos políticos de Estados Unidos y más con cómo las nuevas generaciones de latinos se ven a sí mismos.

“La idea de unidad, la unidad latina, no todos los latinos la aceptan”, dice Sergio García-Ríos, politólogo de la Universidad de Cornell y director de encuestas de Univisión. “La gente tiene múltiples identidades… (Y) estamos empezando a ver muchos más latinos de última generación, que están cada vez más lejos de la llegada de un inmigrante”.

A medida que se acercan las elecciones primarias de Texas de 2022 en marzo, el estado de la Estrella Solitaria ofrece un ejemplo revelador. En la contienda presidencial de 2020, los demócratas apuntaron a Texas, creyendo que el ritmo del cambio demográfico jugaba a su favor. Al igual que en gran parte del suroeste de Estados Unidos, una población blanca y envejecida de clase trabajadora estaba dando paso a profesionales urbanos y minorías de origen inmigrante, constituyentes clave de la coalición demócrata.

Pero después de que Hillary Clinton ganara el condado de Zapata, un condado a lo largo de la frontera con México, por casi 33 puntos en 2016, se volvió republicano en 2020. El condado de Webb, otro condado fronterizo, duplicó su participación republicana con respecto a 2016. Y, en el condado de Starr, al sur de Webb, los republicanos registraron un cambio del 55% respecto a 2016, el mayor giro hacia la derecha de todo el país.

La campaña de Trump obtuvo cifras similares en las regiones de clase trabajadora blanca del Alto Medio Oeste y el Cinturón del Óxido en 2016, pero los condados de Zapata, Webb y Starr son respectivamente 94%, 95% y 96% latinos. Y Trump, de hecho, obtuvo 10 puntos más en los 18 condados de Texas en los que los latinos tienen una mayoría del 80% en 2020 que en 2016.

Estos electores estaban aparentemente en el punto de mira del ataque de Trump al cambio demográfico: los estadounidenses de origen mexicano cuya lealtad, virtudes y valores había cuestionado, llegando a afirmar que un juez nacido en Estados Unidos de ascendencia mexicana, Gonzalo Curiel, no podía ser imparcial debido a su herencia. (Trump no se disculpó, pero luego afirmó que sus palabras habían sido “malinterpretadas”).

Y estos votantes vivían frente a la frontera que él deseaba militarizar, la frontera a la que atribuía tantos males de Estados Unidos. ¿Cómo es que la retórica de Trump no agitó lo suficiente la identidad latina de los habitantes del Valle del Río Grande como para movilizar un mayor apoyo demócrata?

La respuesta es sencilla: mucha gente en el sur de Texas no se considera a sí misma como latina o inmigrante, y no votó basándose en la retórica de Trump en torno a ninguna de esas identidades. A menudo llamados “Tejanos”, muchos de estos residentes de Texas han vivido en Estados Unidos durante seis, siete e incluso ocho generaciones.

Algunas familias nunca emigraron. Su viejo dicho, “Yo no crucé la frontera; la frontera me cruzó a mí”, es una referencia a la anexión de Texas por parte de Estados Unidos en 1845, y a la gente que ya vivía en la provincia separatista del norte de México.

Los tejanos cuyos antepasados llegaron a Estados Unidos a partir de entonces fueron sometidos a regímenes asimilacionistas y a escuelas estrictas. Muchos dejaron de hablar español por completo. No es de extrañar que a muchos tejanos les cueste relacionarse con la experiencia de generaciones más recientes de estadounidenses de origen mexicano, por no hablar de los recién llegados de Guatemala, Honduras y Nicaragua.

Ya a mediados del siglo XX, los tejanos querían distanciarse de estos inmigrantes más recientes y de los activistas chicanos que politizaban su presencia. Mientras que el 94% de los residentes del condado de Zapata cuentan su etnia como hispana/latina en los formularios del censo de EE.UU., el 98% de la población marca su raza como blanca.

El hecho de que los votantes tejanos, y los latinos en general, hayan sido dados por sentado por los demócratas revela una verdad fundamental sobre la política estadounidense de los últimos 20 años. Al igual que en otros países que se acercan a un hito de “minoría mayoritaria”, donde la mayoría étnica original pierde su ventaja numérica en favor de una o más minorías de origen inmigrante, nuestros partidos políticos se han racializado.

Casi todas las minorías raciales y religiosas no cristianas se inclinan fuertemente por los demócratas, y más de cuatro de cada cinco votantes republicanos son blancos. En pocas palabras, las elecciones estadounidenses suelen girar en torno a la política de la identidad, lo que puede socavar la capacidad de la gente para empatizar con otras razas o religiones, ya que las ven como amenazas existenciales.

Pero esto no siempre fue así, al menos en Estados Unidos. Alrededor del 70% de los estadounidenses de origen musulmán votaron por George W. Bush en 2000, y casi dividió el voto latino en 2004. Cerca del 55% de los estadounidenses de origen asiático votaron por su padre en 1992.

Sin embargo, no es difícil entender el reciente giro hacia los demócratas. Desde 2001, las campañas políticas republicanas se han definido por los debates culturales sobre la inmigración, la raza y el Islam. Pero, inesperadamente, esto puede resultar atractivo para algunos latinos.

El representante estatal de Texas, Ryan Guillen, un demócrata del Valle del Río Grande, recientemente dio un paso al otro lado del pasillo político para unirse al Partido Republicano el pasado noviembre. “Algo está sucediendo en el sur de Texas, y muchos de nosotros estamos despertando al hecho de que los valores de los que están en Washington, DC, no son nuestros valores, no son los valores de la mayoría de los tejanos”, dijo Guillen a los periodistas. “La ideología de desfinanciar a la policía, de destruir la industria del petróleo y el gas y el caos en nuestra frontera es desastrosa para los que vivimos aquí en el sur de Texas”.

Ángel Figueroa, demócrata y exconcejal de Pennsylvania que recientemente apoyó una campaña republicana, dijo a The Wall Street Journal: “Por nuestra cultura, somos abrumadoramente católicos. De forma abrumadora, estamos a favor de la vida. La gente por mucho, y específicamente los puertorriqueños, están más en línea con los valores republicanos”.

En las elecciones de 2020, Donald Trump obtuvo el 38% del voto latino, el mayor porcentaje para un republicano desde que George W. Bush obtuvo el 44% en 2004. Y después de dar a los candidatos demócratas a la Cámara de Representantes más del 60% de su voto en 2020, los latinos se están moviendo aún más a la derecha: una encuesta reciente de The Wall Street Journal encontró que los votantes latinos están divididos por igual entre los dos partidos en sus opciones para el Congreso en 2022, con un 22% aún indeciso.

Los votantes hispanos con derecho a voto representaron el 39% del aumento global de la población con derecho a voto en el país desde el año 2000, los mayores contribuyentes de cualquier grupo étnico o racial al electorado. El descenso de su apoyo es una noticia que genera ansiedad para los demócratas que se enfrentan a las elecciones intermedias de este año.

Sin embargo, el lado positivo es que un mayor número de latinos en las filas republicanas contrarresta ostensiblemente la “racialización”, es decir, la división de las preferencias políticas en EE.UU. en función de la raza. Eso podría ser bueno para el país a largo plazo.

Con un mayor número de votos latinos en juego, es posible que algunos republicanos modifiquen su enfoque nativista de la inmigración, y de la política de identidad en general, para atraer a un electorado más diverso en estados como Texas, Arizona, Nevada y Florida. De hecho, ésta fue la estrategia de campaña de Bush en las elecciones de 2004.

Pero esto parece improbable ante una realidad alternativa.

Y lo que es más inquietante, es posible que el reciente cambio de algunos latinos no sea el ocaso de la racialización de Estados Unidos, sino, de hecho, el camino por el que podría perdurar.

A medida que los latinos se asientan y se integran, es probable que sean menos los que se consideren a sí mismos como inmigrantes y que adopten cada vez más un sentido ampliado de la identidad blanca de la misma manera que lo han hecho los grupos étnicos de piel clara a lo largo de la historia de Estados Unidos. El 60% de los latinos nacidos en EE.UU. ya se autoidentifican como blancos (hispanos blancos) en las encuestas del censo.

Al igual que los tejanos, estos latinos pueden experimentar el nativismo de Trump de forma similar a los nativos “blancos”, especialmente los latinos sin ascendencia indígena o africana. Si este es el caso, estos votantes no se verán a sí mismos como el objetivo de los ataques al cambio demográfico, y habrá una mínima presión para que el Partido Republicano se retire de sus discursos basados en la raza y las guerras culturales.

Estados Unidos es una democracia más sana cuando nuestros partidos políticos utilizan las ideas sobre política para competir por los votos de todos los grupos raciales, étnicos y religiosos, y no el alarmismo, los tropos y los estereotipos sobre nuestros conciudadanos. En el actual panorama partidista, los demócratas ciertamente necesitan los votos latinos para mantener el poder. Pero si esos votantes desertan, esperemos que sea porque los republicanos están ampliando los límites de nuestra nación, no los límites de la blancura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar también

¿Quieres hablar con nosotros en cabina?

Nuestros Horarios en el Estudio:

9am a 11am | 12m a 1pm | 4 a 5 pm | 5 a 6pm

horario del pacifico