Ayuda Financial
Desarrollo Virtual
Sonrisas Bright Dental
Abogado James Millar
La Gallinita Meat Market
Abogado Alexander Cross
Abogado Wilson Purves
Los Yaquis Restaurant
Jorge Brignole
Gonzales Dental Care
Latch Quiroprácticos
Kisla Gonzales
Dr. Alberto Chaparro
David Huete
City Toyota
Pathway Insurance Agency
Alquimia Med Spa
Elías Travel
Imperial Travel
World Wide Credit Experts
Daly City Dental Center
Araujo’s Restaurant
Dr. Francisco García
FINHABITS
Dr. Francisco Barba
previous arrow
next arrow

Categoria: ,

‘Ruido de fondo’, la abrumadora película ‘antinetflix’ producida por Netflix, inaugura la Mostra

Autor: ELMUNDO
  • LUIS MARTÍNEZ

    Venecia

Actualizado

Noah Baumbach abre el festival veneciano con la adaptación de la novela inadaptable de Don DeLillo para conseguir un desorbitante ejercicio de cine entre el terror, la comedia y el espasmo

Tráiler de “White Noise”elmundo.es

Hay películas que nacen con la condición y aspecto de síntoma. Son más epifenómenos que fenómenos. Antes fiebre que enfermedad. Si se quiere, y por desempolvar a los clásicos, más ‘para-sí’, por lo que tienen de conciencia (de conciencia y representación del mundo); que ‘en-sí’, por su inmediatez y realidad propiamente mundana. La apabullante ‘Ruido de fondo’, de Noah Baumbach, es buen ejemplo. El mejor ejemplo quizá. Se diría que la decisión de inaugurar la Mostra veneciana con esta imposible adaptación de la novela deDon DeLillo publicada en 1985 es sorprendentemente coherente en su salvaje incoherencia.

No en balde, estamos ante la más adecuada radiografía de un tiempo –éste que es nuestro– que a fuerza de desmaterializarse, de perder el gusto y la sustancia, de arrojar de sí el más elemental privilegio del sentido del tiempo ha acabado por no ser nada más que el lejano de reflejo de probablemente nada. No es tanto pesimismo, o catastrofismo elitista y doliente, como, en efecto, ruido de fondo. Y lo que vale para la realidad, lo duro, sirve exactamente igual para el propio cine, lo blando. ¿Cómo entender que un ejercicio tan cerebral que todo lo cuestiona y que todo lo arrasa acabe por ser la bandera comercial de ese templo del consumo estresante e irreflexivo que representa Netflix (ella es la productora)? ¡Y en un festival de cine! Llámese paradoja o, como decíamos, epifenómeno.

Adam Driver y Noah Baumbach en Venecia.
Adam Driver y Noah Baumbach en Venecia.MARCO BERTORELLOAFP

Cuenta el director que hace apenas tres años sorprendiera con ‘Historia de un matrimonio‘ aquí mismo, en el Lido, que el libro de DeLillo cayó en sus manos en el momento justo. “Cuando me dirigía a ver ‘Ran‘ de Kurosawa entró en mi casa ‘Ruido de fondo’“, comenta sin quedar del todo claro la relación de un hecho con otro. El caso es que desde entonces se convirtió en una obsesión (la novela que no el arte samurái). Mirado un poco de cerca, es comprensible. Buena parte de la filmografía dirigida o escrita de este neoyorkino convencido vive atrapada, entre el estupor y la farsa, en la perenne obsesión por la pérdida; en la búsqueda, por así decirlo, de certezas (apenas las más evidentes). Y la obra descomunal del escritor también de Nueva York tiene mucho de eso: de descripción pautada y polifónica de cada una de las supuestas evidencias que nos consumen en una sociedad consumida por el consumo; certezas que no hacen nada más que conducirnos al más simple extravío.

Julianne Moore y Audrey Diwan.
Julianne Moore y Audrey Diwan.AFP

Adam Driver y Greta Gerwig son los protagonistas de una historia que cuenta a su manera un desastre ecológico causado por un terrible accidente. En realidad, no narra tanto la catástrofe de la nube tóxica en sí como el caos que de repente ésta produce en una comunidad que vive feliz en sus cosas entre supermercados perfectamente abastecidos y universidades de mucha excelencia. Aunque en verdad, tampoco se cuenta la vida de nadie como la nada de la vida de todos. Driver es un profesor que lo sabe todo de Hitler y empieza a saber algo de Elvis (mitos los dos, nos dice, que están ahí para sublimar el temor legítimo a la muerte) y Gerwig es una mujer atemorizada hasta unos extremos difícilmente mensurables por la inminencia de, precisamente, la muerte. Por supuesto, cualquier parecido con estos tiempos de crisis energéticas, desastres migratorios y pospandemias que no cesan es cualquier cosa menos una simple coincidencia. Muy resumido, la película habla esencialmente de la muerte. Como todas las buenas, por otra parte.

Con estos y muy desubicados elementos, ‘Ruido de fondo’, la película, acierta a convertirse en un estado de ánimo febril que igual remite al terror más elaborado que a la comedia ‘slapstick‘ de golpe y porrazo más obvia. Y es ahí, en su imposibilidad si se quiere física, en su delirio satisfecho, donde evidencia cada uno de sus logros al lado de cada una de sus limitaciones. Digamos que toda la cinta es muy consciente de su feliz contrasentido y así se lo hace saber al espectador en la delicada desmesura de cada uno de sus planos. El ser contradictoria, por apurar el argumento, forma parte de la estructura misma de la trama hasta la más evidente extenuación. Que su productora sea la plataforma que simboliza como ninguna otra eso que el visionado bulímico ajeno a la duración (a la experiencia del tiempo y de su límite) sería la guinda de este prodigioso oxímoron proyectado en una ciudad que se hunde. Literalmente.

Catherine Deneuve.
Catherine Deneuve.AFP

Nos decía el filósofo que hace tiempo que dejamos de producir objetos por su valor de uso para pasar a manufacturar simplemente símbolos, banderas o etiquetas. Es decir, nada o casi nada. Y así, cuando consumimos algo, más que satisfacer una necesidad nos limitamos a usar un signo o, mejor, somos usados por un código cuyo funcionamiento apenas entendemos y cuya función no es otra que, en una lectura maximalista, mantener intacto el vacío que nos impulsa. Ruido de fondo.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar también

¿Quieres hablar con nosotros en cabina?

Nuestros Horarios en el Estudio:

9am a 11am | 12m a 1pm | 4 a 5 pm | 5 a 6pm

horario del pacifico