Sonrisas Bright Dental
Gonzales Dental Care
City Toyota
FINHABITS
Desarrollo Virtual
Dr. Francisco Barba
David Huete
Pathway Insurance Agency
Alquimia Med Spa
Los Yaquis Restaurant
Abogado Wilson Purves
Abogado James Millar
Imperial Travel
World Wide Credit Experts
Daly City Dental Center
Jorge Brignole
Kisla Gonzales
Dr. Francisco García
Elías Travel
Dr. Alberto Chaparro
Latch Quiroprácticos
Abogado Alexander Cross
Ayuda Financial
La Gallinita Meat Market
Araujo’s Restaurant
previous arrow
next arrow

Categoria:

Aquí vamos de nuevo: Los casos de coronavirus en California aumentan. ¿Se avecina una nueva oleada?

Autor: Rong-Gong Lin IILuke Money

Tras meses de descenso de las cifras, California ha registrado un aumento de casi el 30 por ciento en los casos de coronavirus durante la última semana, así como aumentos menores en las hospitalizaciones, lo que hace sospechar a algunos funcionarios de salud que el estado se dirige a una nueva ola pandémica.

El aumento coincide con la relajación de las restricciones del COVID-19, como la obligación de llevar mascarilla y las normas de verificación de las vacunas, así como con el aumento de nuevas subvariantes de la cepa Ómicron. La cuestión ahora es saber cuánto aumentarán los casos y si será necesaria una nueva intervención gubernamental.

Recibe las últimas noticias en español lunes, miércoles y viernes.

Suscríbete a nuestro boletín informativo

Ocasionalmente, puede recibir contenido promocional del San Diego Union-Tribune en Español.

“Esperamos un pequeño aumento que puede reflejar algo de lo que vimos con Delta a principios de julio”, dijo en una entrevista el Dr. Curtis Chan, subdirector de salud del condado de San Mateo.

Chan espera un aumento tanto de las hospitalizaciones como de las muertes, pero no cree que una nueva oleada sea tan grave como la ola de Ómicron del invierno pasado.

“El virus está definitivamente fluyendo”, dijo en una entrevista el Dr. Matt Willis, funcionario de salud del condado de Marin. “La gente debe saber que la probabilidad de un contagio está aumentando”.

California ha estado registrando unos 5.600 casos de coronavirus al día durante la última semana, su mayor tasa de casos desde principios de marzo. La última tasa de casos per cápita de California -100 casos a la semana por cada 100.000 residentes- es suficiente para alcanzar el umbral de una alta tasa de transmisión de coronavirus, según los datos analizados por el Times.

Hasta el sábado las hospitalizaciones por coronavirus habían aumentado un 7 por ciento en la última semana, llegando a 1.037 en todo el estado. De ellas, 146 estaban en unidades de cuidados intensivos, una cifra que ha aumentado un 13 por ciento en el mismo período.

El número de hospitalizaciones sigue estando entre los niveles más bajos de la pandemia. Pero la previsión del conjunto de herramientas de evaluación de COVID del estado sugiere que las hospitalizaciones aumentarán en un 65 por ciento para el Memorial Day y que el número de pacientes de COVID-19 que necesitarán cuidados intensivos se duplicará para entonces.

El domingo, el estado estimó que la tasa de transmisión efectiva del coronavirus era de 1,24. Esto significa que cada californiano infectado suele transmitir el virus a más de una persona, lo que puede indicar que la propagación del virus está aumentando.

El departamento de salud del condado de San Diego anunció 405 nuevos casos en su informe semanal sobre el COVID-19 del 20 de abril, casi el doble de los 220 registrados apenas un día antes. Sin duda, no es ni mucho menos el tipo de repunte observado a finales de diciembre, cuando llegó la variante ómicron, aplastando las salas de urgencias locales y provocando colas en los estacionamientos de los centros de pruebas.

Las hospitalizaciones locales, sin embargo, no han mostrado todavía una tendencia al alza, con 113 casos confirmados y sospechosos de COVID-19 en las camas de los hospitales locales el martes 19, aproximadamente el mismo número que la semana anterior. Sin embargo, la hospitalización suele ir semanas por detrás de la infección, aunque la variante BA.2, recientemente dominante, al igual que su pariente ómicron, ha mostrado menos capacidad para llenar los hospitales que la Delta del verano pasado y que las variantes originales detectadas por primera vez en Wuhan, China.

La tasa de mortalidad local ha seguido siendo más lenta que durante el invierno, con cuatro muertes adicionales anunciadas durante la semana pasada. Dos estaban totalmente vacunados y dos no; todos tenían otras afecciones médicas subyacentes, y tres tenían más de 80 años y uno más de 50.

El aumento de las pruebas positivas probablemente subestima el aumento general de la actividad local de COVID-19, que ya se ha dejado sentir con más fuerza en la costa este. Los resultados de muchas pruebas caseras de antígenos no se comunican a los departamentos de salud pública y, por tanto, no aparecen en los recuentos públicos. La cantidad de material vírico detectado en las aguas residuales locales ha mostrado un ligero repunte recientemente, aunque se mantiene relativamente estable.

El condado de San Mateo tiene la tasa de casos de coronavirus más alta de California, con 222 casos a la semana por cada 100 mil residentes. San Francisco es el segundo, con una tasa de 220. La tasa del condado de Los Ángeles es de 127.

Se especula que las tasas de casos son relativamente más altas en el Área de la Bahía, en parte debido a la alta tasa de pruebas. Sin embargo, los datos son lo suficientemente preocupantes como para que el condado de San Mateo esté advirtiendo a las residencias de ancianos, las cárceles, los refugios y otros lugares similares sobre la necesidad de tomar precauciones adicionales, dijo Chan.

“Ciertamente, lo estamos viendo entre las personas que se presentan en los [centros] de atención urgente y en las salas de emergencia”, dijo Chan. “También lo estamos viendo en el sistema de aguas residenciales. Así que es real”.

Hace tan sólo 2 semanas y media, todos los condados de California tenían un nivel comunitario bajo de COVID-19 según la definición de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Sin embargo, el jueves, el CDC designó tres condados con un nivel comunitario medio de COVID-19, colocando a los condados de San Mateo, Santa Cruz y Marin en el nivel amarillo.

Los CDC han sugerido que las personas con alto riesgo de enfermedad grave en esos condados consideren el uso de mascarillas en ambientes públicos interiores. Los CDC también sugieren que las empresas, las escuelas y otras instituciones de esos condados consideren la posibilidad de realizar pruebas de detección para las personas expuestas al virus en los lugares de trabajo, las escuelas u otros entornos.

“Hay cosas que cada líder de una agencia o programa particular puede hacer para que su comunidad esté más segura”, dijo Chan. “Este es el momento de activar esas respuestas”.

Desde mediados de febrero, cuando se levantó el mandato de mascarilla universal para interiores en todo el estado, el Departamento de Salud Pública del estado ha emitido consejos más estrictos que los CDC para los californianos, recomendando encarecidamente el uso de mascarilla universal en entornos públicos interiores.

Han aparecido signos de aumento de la transmisión en todo el estado. Los casos de coronavirus en el condado de Los Ángeles han aumentado en un 40 por ciento con respecto a la semana anterior, una tendencia que la directora de Salud Pública, Barbara Ferrer, ha calificado como un aumento “bastante significativo”. En el condado de Los Ángeles, los niveles de coronavirus en los sistemas de aguas residuales casi se han duplicado en las últimas dos semanas, y los brotes de casos de coronavirus -aunque todavía en niveles bajos- están aumentando en residencias de ancianos, lugares de trabajo y escuelas.

Ferrer dijo que tenía la esperanza de que el aumento de los casos se estabilizara pronto y que la tensión en el sistema hospitalario se redujera al mínimo debido a las vacunaciones y a la creciente disponibilidad de medicamentos contra el virus de la gripe A.

Aun así, nadie puede garantizar que la política de mascarilla obligatoria universal no vuelva a aplicarse si las tendencias se deterioran drásticamente.

Ferrer ha dicho que el condado de L.A. está preparado para reinstituir una orden de mascarilla universal en entornos públicos interiores en caso de que las condiciones empeoren tanto que el CDC designe al condado de L.A. como de alto nivel de trasmisión comunitario de COVID-19, lo que significa que el CDC volvería a recomendar la práctica.

Una forma de llegar a ese nivel es que la tasa de casos en el condado de Los Ángeles aumente un 60 por ciento adicional y que la tasa de nuevos ingresos hospitalarios semanales positivos al coronavirus se quintuplique.

“Vamos a seguir estando preparados para tomar las medidas adecuadas en función de lo que vayamos aprendiendo y viendo”, dijo Ferrer.

En comparación con la semana anterior, los casos de coronavirus han aumentado un 26 por ciento en el condado de San Diego, un 35 por ciento en los condados de Orange y Ventura, y un 39 por ciento en el condado de Riverside. Han aumentado un 23 por ciento en el Gran Sacramento, y un 40 por ciento en el Área de la Bahía y el Valle de San Joaquín.

Con respecto a la semana anterior, las hospitalizaciones por coronavirus han aumentado un 4 por ciento en el condado de Los Ángeles, un 26 por ciento en el de Orange y un 12 por ciento en la zona de la bahía.

Los bailes de graduación de las preparatorias se han convertido en un foco de superdifusión. Alrededor de 90 estudiantes de la preparatoria de San Mateo dieron positivo por el coronavirus después de asistir al baile de graduación en el Museo de Arte Asiático de San Francisco el 9 de abril. Y tras asistir a su baile de graduación en el Ayuntamiento de San Francisco el 16 de abril, más de 50 estudiantes del instituto Redwood del condado de Marin dieron positivo en las pruebas del virus.

Además, varios estudiantes de secundaria del condado de Marin dieron positivo al virus tras regresar de un viaje de vacaciones de primavera a la capital del país.

Las autoridades sanitarias locales de California no están tomando ninguna medida para cancelar reuniones como bailes de graduación y despedidas de solteros.

Sin embargo, sugieren que es hora de ser más precavidos, dada la rápida propagación de dos subvariantes de Omicron, la BA.2 y su sucesora aún más infecciosa, la BA.2.12.1.

Las autoridades sanitarias del condado de Marin han advertido recientemente que asistir a reuniones de 50 o más personas -especialmente si se hace sin mascarilla y en interiores- aumenta el riesgo de exposición al coronavirus. En un memorándum dirigido a los funcionarios escolares, los funcionarios de salud del condado de Marin sugirieron que las escuelas que alberguen grandes reuniones en interiores consideren la posibilidad de exigir a los asistentes que muestren un resultado negativo en la prueba rápida y una prueba de vacunación, y que exijan mascarillas en interiores.

Pero serán las escuelas, y no las autoridades sanitarias, las que decidan cómo gestionar las fiestas de graduación y los bailes de fin de curso, dijo Willis. Incluso si una escuela decide no exigir mascarillas en un baile de graduación, el evento podría ser más seguro si las escuelas optan por exigir una prueba de una prueba negativa reciente o una mejor ventilación abriendo puertas y ventanas o celebrando el evento al aire libre.

Si una graduación se celebra en el interior, una medida que crearía una seguridad adicional -sin exigir el uso de mascarillas en todo momento- es pedir a los estudiantes que usen mascarillas mientras estén sentados y escuchen a los oradores, pero permitir que se las quiten cuando crucen por el escenario, dijo Chan.

Incluso el mero hecho de abrir las ventanas y encender un sistema de aire acondicionado puede “reducir sustancialmente la cantidad de virus en el aire en más de un 50 por ciento”, dijo Chan.

Aunque algunas personas se han cansado de tomar medidas para protegerse de una infección por coronavirus, los expertos sanitarios subrayan que sigue siendo prudente tomar precauciones. Las personas que no están vacunadas corren un mayor riesgo de padecer enfermedades graves y de morir, e incluso para las que están vacunadas, sigue existiendo cierto riesgo de que la infección provoque un COVID prolongado, en el que la enfermedad puede persistir durante años, así como un mayor riesgo de padecer enfermedades cardíacas y diabetes.

Para reducir el riesgo, el condado de Los Ángeles impuso recientemente un mandato de mascarilla continua en sus aeropuertos y en sus sistemas de transporte público. El sistema de Tránsito Rápido del Área de la Bahía de San Francisco impuso un requisito similar para su red de trenes.

Chan dijo que ahora estamos entrando en una nueva fase de la pandemia, en la que “vamos a tener estas oleadas, algunas pequeñas olas y algunas marejadas más grandes que van a afectar a California. Y entender la intensidad de cada marejada y ola… es algo con lo que todos vamos a tener que luchar”.

Chan lo equiparó a la lectura de un informe meteorológico, como tratar de entender el riesgo de incendios forestales a partir de las previsiones sobre los vientos de Santa Ana y una ola de calor. Actualmente, en la Costa Este se está produciendo un aumento de las hospitalizaciones, pero no una oleada explosiva. Si así fuera, California estaría probablemente en un nivel de alerta alto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar también

¿Quieres hablar con nosotros en cabina?

Nuestros Horarios en el Estudio:

9am a 11am | 12m a 1pm | 4 a 5 pm | 5 a 6pm

horario del pacifico