• Michael Race
  • Business reporters, BBC News

Trabajador del gas

Fuente de la imagen, Getty Images

Los ministros de energía de la Unión Europea han acordado que sus países reduzcan el uso de gas en caso de que Rusia detenga el suministro.

Luego de las conversaciones del martes, los miembros de la UE acordaron que los países reduzcan voluntariamente el uso de gas en un 15% de agosto a marzo.

“¡Esto no fue misión imposible!”, tuiteó la República Checa, que ocupa la presidencia rotatoria de la UE.

Sin embargo, los documentos vistos por la BBC sugieren que el acuerdo quedó diluido y los países podrán buscar exenciones.

“El propósito de la reducción de la demanda de gas es hacer ahorros antes del invierno para prepararse para posibles interrupciones en el suministro de gas de Rusia, que usa continuamente los suministros de energía como arma”, dijo la UE.

El acuerdo establece que la reducción de la demanda de gas sería obligatoria si los suministros alcanzan niveles de crisis.

Excepciones

Sin embargo, la Unión Europea dijo que algunos países que no están conectados a los gasoductos de otros estados miembros estarían exentos de cualquier orden obligatoria de reducción de gas.

Los estados que no están conectados al sistema eléctrico europeo y dependen en gran medida del gas para la producción de electricidad también están exentos, dijo la UE, para evitar el riesgo de una crisis de suministro de electricidad.

Los países también pueden solicitar que se relajen las reglas si logran los objetivos de llenado de almacenamiento de gas, si dependen en gran medida del gas para industrias “críticas” o si su consumo de gas ha aumentado al menos un 8% en el último año en comparación con el promedio de los últimos cinco años.

Se esperaban numerosas opciones de exclusión debido a la resistencia de algunos estados miembros.

Fuente de la imagen, Getty Images

Pie de foto,

Algunos países de Europa dependen del gas ruso tanto en la industria como para las calefacciones en los gélidos inviernos.

El acuerdo se produce después de que la empresa energética rusa Gazprom anunciara que había reducido una vez más los flujos de gas hacia Alemania para permitir el trabajo en una turbina en el gasoducto Nord Stream 1.

La tubería, que bombea gas de Rusia a Alemania, ha estado funcionando muy por debajo de su capacidad durante semanas y Ucrania ha acusado a Moscú de librar una “guerra del gas” contra Europa.

Gazprom ha cortado por completo el suministro de gas a Bulgaria, Dinamarca, Finlandia, los Países Bajos y Polonia por su negativa a cumplir con una orden del Kremlin de pagar sus facturas en rublos, en lugar de euros o dólares.

Rusia suministró a la Unión Europea el 40% de su gas el año pasado y, desde la invasión de Ucrania, los líderes europeos han mantenido conversaciones sobre cómo reducir su dependencia de los combustibles fósiles rusos.

Fuente de la imagen, Sjoerd van der Wal

Pie de foto,

El ahorro de energía está en el centro de la estrategia.

“La UE está unida y es solidaria“, dijo Jozef Síkela, ministro checo de Industria y Comercio, al anunciar el acuerdo.

“La decisión de hoy ha demostrado claramente que los estados miembros se mantendrán firmes contra cualquier intento ruso de dividirnos utilizando los suministros de energía como arma”, añadió.

Al elegir cómo reducir el uso de gas, los miembros de la UE acordaron priorizar medidas que no afecten los hogares y los servicios esenciales, como la atención médica y la defensa.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.