La Gallinita Meat Market
Imperial Travel
Los Yaquis Restaurant
City Toyota
Latch Quiroprácticos
Abogado Wilson Purves
Elías Travel
David Huete
Daly City Dental Center
Sonrisas Bright Dental
Kisla Gonzales
World Wide Credit Experts
Araujo’s Restaurant
Gonzales Dental Care
Dr. Francisco García
Pathway Insurance Agency
Jorge Brignole
Dr. Francisco Barba
Abogado James Millar
Alquimia Med Spa
Desarrollo Virtual
Abogado Alexander Cross
Ayuda Financial
Dr. Alberto Chaparro
FINHABITS
previous arrow
next arrow

Categoria: ,

Médico de la CIA afectado por el síndrome de La Habana dice que estaba “incrédulo” al sufrir lo que estaba investigando

Autor: CNN
La CIA no ha encontrado ningún país detrás del “Síndrome de La Habana” 1:35

(CNN) — El Dr. Paul Andrews, médico de la CIA, fue una de las primeras personas enviadas a La Habana, Cuba, para investigar una serie de misteriosos incidentes de salud que estaban afectando al personal de la embajada y de la agencia en 2017, cuando fue golpeado por el mismo conjunto de síntomas debilitantes, dijo al corresponsal médico jefe de CNN, el Dr. Sanjay Gupta, en su primera entrevista pública para un Informe Especial de CNN: “Immaculate Concussion: The Truth About Havana Syndrome”.

Andrews, quien utiliza un seudónimo para poder hablar públicamente, ya había estado estudiando a las primeras víctimas de lo que se ha llegado a conocer coloquialmente como “síndrome de La Habana“, u oficialmente como “incidentes sanitarios anómalos”. Los médicos de Florida habían registrado una serie de síntomas que apuntaban a que las víctimas sufrían una lesión cerebral que afectaba a su equilibrio, entre otras cosas. Andrews viajó a Cuba para investigar unos dos meses después de tener conocimiento de los primeros casos.

Al principio no le preocupaba demasiado su propia seguridad. En su primera noche, se fue a dormir alrededor de las 11:30 pm en su habitación de hotel. Pero poco antes de las 5 de la mañana se despertó con un fuerte dolor en el oído derecho, náuseas y un terrible dolor de cabeza. A continuación, empezó a oír un chasquido que las víctimas anteriores habían declarado oír al inicio de sus síntomas, un sonido que Andrews solo había escuchado antes en clips de audio.

Su primer pensamiento fue que estaba soñando.

“Esto no puede estar pasando. Me senté en el borde de la cama durante un minuto, y las cosas se ponían cada vez peor”, recuerda. “Estoy realmente incrédulo. Y empiezo a pensar, ¿es esto un sueño? No tenía ni idea”.

Como los funcionarios de la época sospechaban que se trataba de algún tipo de ataque sónico, Andrews se metió en el baño y se sentó con los auriculares puestos durante 45 minutos. Los síntomas no disminuyeron y, a las 6 de la mañana, decidió hacer las maletas y salir de la habitación.

Pero se dio cuenta de que apenas podía hacer las maletas. Revisó el baño “al menos cuatro o cinco veces” para asegurarse de que tenía su cepillo de dientes, y luego hizo lo mismo sacando su abrigo del armario. Cuando iba a reunirse con sus colegas en la cafetería del hotel, no podía saber si debía empujar o tirar de las puertas. Y se dio cuenta de que su equilibrio estaba “muy mal”.

Seguro de que sus compañeros y él estaban siendo vigilados, trató de decirles en voz baja que creía que podía estar herido, pero no estaba seguro de que lo entendieran. Durante el resto del día, Andrews dijo que se encontraba en un estado de niebla: náuseas, desorientación y dificultades para realizar tareas básicas como contar dinero y mostrar su tarjeta de identificación al personal de seguridad.

Cuando regresó a Estados Unidos, llamó al mismo médico de Florida con el que había trabajado para investigar a las víctimas originales, y le dijo que necesitaba ayuda.

Una enfermedad misteriosa

Los incidentes de salud anómalos -abreviado AHI por sus siglas en inglés- siguen siendo una fuente de misterio y debate dentro de la comunidad de inteligencia. Un grupo que investiga los incidentes, que han afectado a docenas de funcionarios estadounidenses en todo el mundo, dijo que algunos de los episodios “convincentemente” podrían haber sido causados por “energía electromagnética pulsada” emitida por una fuente externa. Pero el panel no llegó a una determinación definitiva.

Un informe provisional publicado a principios de este año por otro grupo de trabajo de la CIA que examinaba quién podría estar detrás de los episodios concluyó que era improbable que Rusia o cualquier otro adversario extranjero estuviera llevando a cabo una campaña mundial generalizada diseñada para dañar a funcionarios estadounidenses. Pero la agencia tampoco descartó que un Estado-nación (incluido Rusia) pudiera ser responsable de unas dos docenas de casos que los investigadores no han podido explicar por ninguna otra causa conocida.

En resumen, las fuentes dicen que, tras años de investigación, la comunidad de inteligencia no está más cerca de determinar quién o qué está causando estas lesiones, o incluso si todas las aproximadamente dos docenas de casos sin resolver son causadas por el mismo actor o mecanismo.

Algunas víctimas, entre las que ahora se encuentra Andrews, expresaron su preocupación por el modo en que la agencia gestionó la primera tanda de casos. Los exfuncionarios de la CIA han alegado que sus lesiones no fueron tomadas en serio al principio por la dirección de la CIA, en parte porque muchos de los síntomas eran sutiles y podían estar asociados a cualquier número de condiciones de salud conocidas.

“La historia iba por mal camino. Y no importaba lo que yo hiciera o dijera a la gente, eso continuaba”, dijo Andrews. “De hecho, hasta el día de hoy, muchas de las cosas que se hicieron me parecieron poco apropiadas”.

Algunos agentes que se vieron afectados no quisieron informar por miedo a perjudicar sus carreras, dijo Andrews.

“Otra persona, en un momento dado, me dijo como un aparte que creía que podía haber sido golpeada y que tenía problemas de audición o dolor en el oído”, dijo. “Y yo les dije ‘¿van a denunciar esto?’. Y ellos dijeron ‘absolutamente no'”.

Las víctimas han elogiado ampliamente la gestión del director de la CIA, Bill Burns, y el gobierno de Joe Biden ha tenido cuidado de evitar cualquier insinuación de que no está tomando en serio a las víctimas.

“Creo que hemos hecho progresos significativos para garantizar que las personas reciban la atención que necesitan y merecen”, dijo Burns en declaraciones públicas en el Foro de Seguridad de Aspen en julio. “Triplicamos el número de personal a tiempo completo en nuestra oficina médica que se ocupa de este asunto. Establecimos relaciones muy importantes, no solo con Walter Reed, sino también con los sistemas médicos privados para asegurarnos de que la gente recibiera la atención necesaria”.

El Congreso aprobó en 2021 una ley que obliga a indemnizar a las víctimas, y algunos de esos pagos ya se hicieron efectivos, según una fuente familiarizada con el asunto.

La CIA declinó hacer comentarios para este artículo.

Cinco años después

Más de cinco años después, Andrews sigue sufriendo síntomas debilitantes. Todavía tiene problemas de equilibrio y visión que le han hecho casi imposible operar con normalidad. Tiene problemas para leer, salir de excursión o trotar, ya que le provoca náuseas, y olvida estar entre una multitud en un museo: girar la cabeza a izquierda y derecha para mirar el arte y evitar chocar con otros clientes le provoca mareos y náuseas.

“Llega un punto en el que no quieres salir de casa porque dices ‘¿qué sentido tiene?’. Quiero ir a hacer esto, pero sé que me va a poner enfermo”, dijo. “No quiero tener náuseas. No quiero tropezar y caerme. Es muy frustrante que todas esas cosas que quieres hacer no las puedas hacer”, afirmó.

Andrews ha sido examinado por una serie de médicos, quienes encontraron daños en sus estructuras vestibulares, las partes del cuerpo que gobiernan el equilibrio y la orientación. Pero, al igual que muchas víctimas de la AHI, Andrews carece de un diagnóstico único y claro. A algunas víctimas se les han diagnosticado lesiones cerebrales traumáticas, lo que él cuestiona porque, aunque dice que las AHI son claramente lesiones cerebrales, le parecen un tipo de lesión cerebral diferente al que los médicos han visto antes.

Para Andrews, al igual que la comunidad de inteligencia, hay poca más certeza sobre quién o qué está detrás de este extraño fenómeno de cuando viajó a Cuba en la primavera de 2017.

“Ciertamente aprendí sobre la condición más de lo que quería aprender”, le dijo a Gupta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar también
apenas-sobrevivio”,-bebe-ingiere-fentanilo-mientras-jugada-en-un
Locales

Apenas sobrevivió”, bebé ingiere fentanilo mientras jugada en un

Los Ángeles.— El Departamento de Policía de San Francisco, California, investiga la emergencia médica que sufrió un bebé que al parecer ingirió fentanilo cuando estaba en un parque de la ciudad. El incidente ocurrió en la tarde del martes 29 de noviembre, cuando bomberos respondieron a una emergencia médica de un bebé de 10 meses

Leer Más >>
estas-son-las-ciudades-mas-caras-para-vivir-en-2022
Mundo

Estas son las ciudades más caras para vivir en 2022

20 minutosFuente de la imagen, Getty ImagesLas ciudades más caras del mundo son, conjuntamente, Nueva York y Singapur, según la encuesta anual de la Unidad de Inteligencia de The Economist.Es la primera vez que Nueva York encabeza la clasificación. La número uno del año pasado, Tel Aviv, ahora ocupa el tercer lugar.En general, el costo

Leer Más >>
dolphins-visitan-a-san-francisco-para-una-partida-de-ajedrez
Locales

Dolphins visitan a San Francisco para una partida de ajedrez

La temporada pasada, Mike McDaniel estaba al frente de la ofensiva de unos 49ers que llegaron hasta la antesala del Super Bowl. Ahora, en su primer año como entrenador en jefe, busca otorgar a los Dolphins apenas su segundo boleto a playoffs en las últimas 14 campañas. Primero tendrá que pasar sobre unos viejos conocidos.Montado

Leer Más >>

¿Quieres hablar con nosotros en cabina?

Nuestros Horarios en el Estudio:

9am a 11am | 12m a 1pm | 4 a 5 pm | 5 a 6pm

horario del pacifico