FINHABITS
Pathway Insurance Agency
Alquimia Med Spa
Desarrollo Virtual
Abogado Alexander Cross
Daly City Dental Center
La Gallinita Meat Market
Araujo’s Restaurant
Gonzales Dental Care
World Wide Credit Experts
Latch Quiroprácticos
Elías Travel
Jorge Brignole
Sonrisas Bright Dental
Abogado Wilson Purves
Imperial Travel
Los Yaquis Restaurant
Dr. Francisco García
David Huete
City Toyota
Abogado James Millar
Dr. Alberto Chaparro
Kisla Gonzales
Ayuda Financial
Dr. Francisco Barba
previous arrow
next arrow

Categoria: ,

Millie Stegman, la villana de “Chiquititas” que dejó la televisión para volcarse a la religión

Autor: TN

La actriz hizo un viaje a Salta y aseguró haber recibido el “llamado de Jesús y de María”. Desde entonces, se alejó de los medios de comunicación.

Millie Stegman, la malvada de Chiquititas cuya vida dio un giro místico (Foto: Archivo).
Millie Stegman, la malvada de Chiquititas cuya vida dio un giro místico (Foto: Archivo).

Muchos recuerdan a Millie Stegman por su participación en Chiquititas, donde interpretó a Pía Pacheco Acevedo, una mujer cruel de clase alta a la que solo le interesaba el dinero de su pareja. Sin embargo, su presente no podría estar más alejado de ese personaje ficticio: su vida dio un giro místico y asegura haber recibido el “llamado de Jesús y de María”.

Milagros Sofía Stegman Peters, más conocida como Millie Stegman, nació el 2 de mayo de 1968 en Coronel Pringles, en el sur de la provincia de Buenos Aires. Su debut en la televisión fue en Capricho (1985), donde interpretó a la cruel Raquel Aranda. También hizo de villana en novelas como Micaela (1991), Perla negra (1994-1995), Chiquititas (1999), Luna salvaje (2000) y Se dice amor (2005).

Leé también: Así está hoy “El hombre perro” de 100% Lucha: es seguridad en el tren Roca y vende juguetes usados

Asimismo, estuvo en éxitos como Naranja y media (1997) y Son amores (2002). No obstante, su vida dio un giro místico en 2005: comenzó a alejarse poco a poco de la exposición de los medios de comunicación y a acercarse cada vez más a Dios.

Millie Stegman: el viaje que la acercó a Dios

A mediados de 2005, en pleno apogeo de su carrera artística, Millie Stegman no estaba conforme con su presente: “Mi alma estaba cansada, muy triste, sentía que tenía que parar. No me alcanzaban ni los diez kilómetros que corría, ni ir al gimnasio, ni otro trabajo. Había llegado el momento de desandar, volver a empezar”.

Millie Stegmann participó del Bailando por un Sueño 2008 (Foto: Captura eltrece).
Millie Stegmann participó del Bailando por un Sueño 2008 (Foto: Captura eltrece).

Entonces, una prima la invitó a Salta para que fueran juntas a visitar a la Virgen y ella no dudó en aceptar la propuesta. Entonces, su vida dio un giro místico: “No tuve una formación cristiana, ni siquiera ahora sé los Mandamientos. Pero frente a la Virgen sentí un amor que vence las dificultades. Yo no conocía ese amor y por eso me sigo emocionando al contarlo. Entonces pedí perdón por todas las cosas que sentía que no estaban bien”.

Respecto de las emociones que sintió aquel día, recordó: “Se me reveló el amor de Dios. Para mí, fue el espíritu que se manifestó. Fue el espíritu en su totalidad. Recibí el llamado de Jesús y de María, el amor más grande y puro que haya sentido jamás, y decidí aceptar ese llamado. Se trató de volver a Dios. Cambiaron los sentimientos del corazón y cambiaron los pensamientos. Y así las prioridades”.

Desde entonces, comenzó a alejarse poco a poco de los flashes y las cámaras de televisión. No obstante, aún tuvo algunas apariciones esporádicas: en 2008, se animó a participar del Bailando por un Sueño de Marcelo Tinelli y, en 2012, formó parte del elenco de la obra teatral Mujeres y Botellas.

Millie Stegmann, en el jardín del Hospital Rivadavia durante un voluntariado espiritual (Foto: Archivo).
Millie Stegmann, en el jardín del Hospital Rivadavia durante un voluntariado espiritual (Foto: Archivo).

Pude experimentar lo que es el vacío y ahora sé que se hace camino al andar. No me gustan las apariencias, las habladurías. Aprendí que el silencio habla y que es una respuesta a muchas preguntas. Estoy en el mundo, tengo los pies sobre la tierra pero la mirada en el cielo”, reflexionó respecto de su distanciamiento de los medios.

Una de las últimas veces que se la vio en público fue en 2017, cuando apareció en las páginas de una revista. Sin embargo, no se trató de una producción ni mucho menos de una entrevista: un fotógrafo la descubrió mientras regaba plantas y cuidaba los jardines del Hospital Rivadavia, como parte de su servicio de voluntariado espiritual.

Leé también: Fue “la mamita de Gran Hermano” y chica Playboy, sufrió depresión y hoy se reinventó como masajista

En su adolescencia, la actriz fue novia de Juan Pablo Contepomi, hermano del Bebe, quien a los 18 años decidió iniciar su camino en el sacerdocio. “Estaba de novio con Millie Stegman, la actriz. Y un día dijo ‘entro al seminario’ y dejo todo”, recordó el conductor de La Viola. Juntos, Juan Pablo y Millie, dejaron atrás las vidas que tenían hasta ese momento para enfocarse en la religión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar también

¿Quieres hablar con nosotros en cabina?

Nuestros Horarios en el Estudio:

9am a 11am | 12m a 1pm | 4 a 5 pm | 5 a 6pm

horario del pacifico